Florida: Sede de crímenes de odio

El estado ocupa el tercer lugar en la nación en albergar un total de 55 núcleos antisemitas y racistas
Florida: Sede de crímenes de odio
Latino Communities Care Deeply AboutProtecting America’s Public Lands for All
Foto: Archivo

ORLANDO- La Florida es conocida por ser un destino de diversión familiar, su agradable clima, la hospitalidad de su gente y su abundante diversidad cultural.

Pero en sus entrañas, es un estado que ocupa el tercer lugar en la nación en albergar un total de 55 núcleos antisemitas y racistas activos que promueven la hostilidad hacia grupos de diferentes clases sociales, razas, nacionalidades y religiones.

“El incremento en el extremismo ha sido alimentado por los mismos medios y políticos que han usado sus plataformas para legitimizar publicidad falsa sobre los inmigrantes y otras minorías”, advierte el Southern Poverty Law Center (SPLC).

A pocas millas de Disney

A pocas millas de los parques temáticos de la atracción mundial de World Disney World, ocho células con propagandas de violencia e intolerancia están en pleno funcionamiento, especialmente en Orlando.Algunos de los que operan en la región de la Ciudad Bella son: Israelite Church of God In Jesus Christ (black separatists), Confederate Hammerskins (racist skinheads) e Insight USA (antimmusulmanes), entre otros.

Muchos de estos grupos participan de actividades criminales, mientras otros se dedican a repartir y promover sus ideales e inculcar dichos principios en sus hijos, según un informe reciente del Anti-Defamation League.

“Aunque muchos floridanos han abrazado la diversidad y el multiculturalismo que le da a Florida un carácter único, todavía hay una gran cantidad de residentes que viven motivados por el odio”, sentencia el informe datado en el 2011.

En todo el país

En todos los E.U. se estima que existen 1,018 capítulos de organizaciones de este tipo operando a todo vapor hasta el año pasado, según datos del SPLC, entidad de derechos civiles dedicada a documentar el flagelo.

Las estadísticas del SPLC se obtuvieron mediante la recopilación de data por Internet, agencias públicas y por medio de relatos de ciudadanos.

De igual modo, las más recientes estadísticas de diferentes agencias de la ley y el orden recopiladas por la Oficina del Procurador General del estado señalan que 15 incidentes de odio fueron reportados en el condado Orange y otros seis en Osceola, en el año 2010.

Y es que, desde el mismo año 2000, los movimientos extremistas, incluyendo los vigilantes de la frontera, han aumentado en un 69%.

“El resurgimiento es una reacción al miedo y la rabia de una economía desgastada, el flujo de inmigrantes de otras razas no blancas y la elección del primer presidente afroamericano,” asegura la SPLC.

Planifican una guerra

Tan cerca como en St. Cloud, una ciudad de 9.2 millas cuadradas en el condado Osceola, con un total de 35,183 habitantes, una docena de alegados supremacistas fueron acusados de planificar una guerra para “purificar la raza” a principios del mes de mayo.

Los acusados son supuestos miembros del American Front, un grupo caracterizado por las autoridades como una “organización doméstica terrorista”.

Informes oficiales de la oficina del fiscal Lawson Lamar, del Noveno Circuito de Orange y Osceola, detallan que los acusados llevaban tiempo poniendo en marcha un plan para eliminar judíos, hispanos y miembros de grupos minoritarios.

Los directivos del American Front —Marcus Faella, su esposa Patricia y Mark McGowan—, habían estado bajo la lupa de las autoridades en los últimos dos años.

Todos enfrentan cargos de disparar contra un inmueble ocupado, evidencia de prejuicio y entrenamiento paramilitar. Tras pagar una fianza de $1 millón, fueron puestos en libertad.

El pliego acusatorio explica que Mark McGowan le pedía a sus miembros que se imaginaran que los blancos a disparar eran las cabezas de afroamericanos.

Otros incidentes

En Melbourne, otro incidente salió a la luz pública en marzo pasado.

Dos jóvenes de 23 y 21 años fueron acusados de agresión agravada por dejar a un hombre desfigurado después de propinarle una paliza e insultarlo con improperios racistas.

En Hialeah, cerca de Miami, Luis Alberto González, de 50 años, fue arrestado por intentar atropellar a dos afroamericanos después de fabricar una historia de que habían tratado de robarle a principios del 2012.

En la ciudad de St. Cloud, sus residentes, sin embargo, continúan viviendo su vida normalmente.

No es un secreto que en esta ciudad, que hace frontera con Kissimmee, donde más del 50% de la población es latina, entre sus residentes viven miembros del Ku-Klux Klan por décadas.

Y aunque parezca difícil de creer, todavía existen restaurantes donde no se le sirve comida a personas latinas o de la raza negra, según anécdotas de residentes.

Florida: sede de crímenes de odio

Iza Montalvo

La Prensa

Orlando – La Florida es conocida por ser un destino de diversión familiar, su agradable clima, la hospitalidad de su gente y su abundante diversidad cultural.

Pero en sus entrañas, es un estado que ocupa el tercer lugar en la nación en albergar un total de 55 núcleos antisemitas y racistas activos que promueven la hostilidad hacia grupos de diferentes clases sociales, razas, nacionalidades y religiones.

“El incremento en el extremismo ha sido alimentado por los mismos medios y políticos que han usado sus plataformas para legitimizar publicidad falsa sobre los inmigrantes y otras minorías”, advierte el Southern Poverty Law Center (SPLC).

A pocas millas de Disney

A pocas millas de los parques temáticos de la atracción mundial de World Disney World, ocho células con propagandas de violencia e intolerancia están en pleno funcionamiento, especialmente en Orlando.

Algunos de los que operan en la región de la Ciudad Bella son: Israelite Church of God In Jesus Christ (black separatists), Confederate Hammerskins (racist skinheads) e Insight USA (antimmusulmanes), entre otros.

Muchos de estos grupos participan de actividades criminales, mientras otros se dedican a repartir y promover sus ideales e inculcar dichos principios en sus hijos, según un informe reciente del Anti-Defamation League.

“Aunque muchos floridanos han abrazado la diversidad y el multiculturalismo que le da a Florida un carácter único, todavía hay una gran cantidad de residentes que viven motivados por el odio”, sentencia el informe datado en el 2011.

En todo el país

En todos los E.U. se estima que existen 1,018 capítulos de organizaciones de este tipo operando a todo vapor hasta el año pasado, según datos del SPLC, entidad de derechos civiles dedicada a documentar el flagelo.

Las estadísticas del SPLC se obtuvieron mediante la recopilación de data por Internet, agencias públicas y por medio de relatos de ciudadanos.

De igual modo, las más recientes estadísticas de diferentes agencias de la ley y el orden recopiladas por la Oficina del Procurador General del estado señalan que 15 incidentes de odio fueron reportados en el condado Orange y otros seis en Osceola, en el año 2010.

Y es que, desde el mismo año 2000, los movimientos extremistas, incluyendo los vigilantes de la frontera, han aumentado en un 69%.

“El resurgimiento es una reacción al miedo y la rabia de una economía desgastada, el flujo de inmigrantes de otras razas no blancas y la elección del primer presidente afroamericano,” asegura la SPLC.

Planifican una guerra

Tan cerca como en St. Cloud, una ciudad de 9.2 millas cuadradas en el condado Osceola, con un total de 35,183 habitantes, una docena de alegados supremacistas fueron acusados de planificar una guerra para “purificar la raza” a principios del mes de mayo.

Los acusados son supuestos miembros del American Front, un grupo caracterizado por las autoridades como una “organización doméstica terrorista”.

Informes oficiales de la oficina del fiscal Lawson Lamar, del Noveno Circuito de Orange y Osceola, detallan que los acusados llevaban tiempo poniendo en marcha un plan para eliminar judíos, hispanos y miembros de grupos minoritarios.

Los directivos del American Front —Marcus Faella, su esposa Patricia y Mark McGowan—, habían estado bajo la lupa de las autoridades en los últimos dos años.

Todos enfrentan cargos de disparar contra un inmueble ocupado, evidencia de prejuicio y entrenamiento paramilitar. Tras pagar una fianza de $1 millón, fueron puestos en libertad.

El pliego acusatorio explica que Mark McGowan le pedía a sus miembros que se imaginaran que los blancos a disparar eran las cabezas de afroamericanos.

Otros incidentes

En Melbourne, otro incidente salió a la luz pública en marzo pasado.

Dos jóvenes de 23 y 21 años fueron acusados de agresión agravada por dejar a un hombre desfigurado después de propinarle una paliza e insultarlo con improperios racistas.

En Hialeah, cerca de Miami, Luis Alberto González, de 50 años, fue arrestado por intentar atropellar a dos afroamericanos después de fabricar una historia de que habían tratado de robarle a principios del 2012.

En la ciudad de St. Cloud, sus residentes, sin embargo, continúan viviendo su vida normalmente.

No es un secreto que en esta ciudad, que hace frontera con Kissimmee, donde más del 50% de la población es latina, entre sus residentes viven miembros del Ku-Klux Klan por décadas.

Y aunque parezca difícil de creer, todavía existen restaurantes donde no se le sirve comida a personas latinas o de la raza negra, según anécdotas de residentes.

?>