¿Le colocaría usted un localizador a su hijo?

La cobertura mediática al caso de Etan Patz, el niño que desapareció hace 33 años, coloca en escena la preocupación de los padres por tener a sus hijos localizados.

Nueva York – La cobertura mediática al caso de Etan Patz, el niño que desapareció hace 33 años, coloca en escena la preocupación de los padres por tener a sus hijos localizados.

A diferencia de hace 33 años, hoy las nuevas tecnologías GPS permiten conocer en todo momento donde está su hijo a través de un teléfono u computadora, pero a su vez abre otro debate sobre las consideraciones morales y de privacidad de tal práctica.

“Mi hijo se molesta si le llamo más de dos veces cuando está fuera de casa, así que no me imagino lo que protestaría si sabe donde puede estar a cada instante”, cuenta Marcela de las Heras, madre de un niño de 10 años.

Michael Kussin, que tiene cuatro hijos pequeños, dice en cambio que “haría cualquier cosa para sentir que mis hijos estás protegidos”, pero que “desconfío que esa tecnología realmente funcione”.

Cierto es que la realidad no es como lo que vemos en las películas. Aún no es posible implantar un pequeño chip a un niño para tener localizada su posición. Sin embargo hay quienes no dudarían colocarles en la mochila o el bolsillo un aparato receptor,que cuesta de $200 en adelante. ¿Usted que haría para proteger a su hijo?

?>