Pasajeros linchan a presunto ladrón de autobús en México

Monterrey, México (EFE).- Un supuesto ladrón murió y otro resultó herido de gravedad cuando un grupo de pasajeros que viajaba en un autobús por una carretera del norte de México se rebeló contra los dos sujetos que intentaban robarles, informaron hoy fuentes oficiales.

Los hechos ocurrieron esta madrugada en momentos en que el vehículo de la línea de Transportes Futura, con unos 30 pasajeros abordo, transitaba por la carretera que une las norteñas ciudades de Durango y Monterrey, señalaron fuentes de la Policía Federal.

Según los ocupantes del autobús, antes de llegar a Saltillo, capital de Coahuila, uno de los sujetos, con llave Stillson en mano, se levantó de su asiento y se dirigió a la parte trasera, mientras el otro se encaminó hacia el conductor para amagarlo con un arma blanca y pedir a los pasajeros sus pertenencias.

En el momento en que el presunto delincuente ubicado en la parte trasera del autobús se dirigía hacia el frente un grupo de pasajeros logró despojarlo de la llave y lo atacó con la herramienta hasta causarle la muerte.

“El cómplice, cuando vio lo ocurrido, amenazó al chofer para que se detuviera y lo dejara escapar, pero como estaba en territorio despoblado y era de madrugada, le dijo que avanzara hasta el poblado más cercano”, dijo la fuente policial.

Los pasajeros, añadió, aprovecharon la “oportunidad” y también lo atacaron, “dejándolo gravemente herido”.

Al llegar al municipio de Santa Catarina, dentro de la zona metropolitana de Monterrey (Nuevo León), el conductor reportó el incidente a la Policía Federal.

El herido, de alrededor de 30 años, fue trasladado por la Cruz Roja al Hospital Universitario, mientras el personal del Servicio Médico Forense levantó el cuerpo del otro sujeto, de entre 30 y 40 años.

En tanto, el autobús fue trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad de Santa Catarina, donde están siendo interrogados todos los pasajeros, dijo a Efe un portavoz del ayuntamiento.

El robo en carreteras es uno de los delitos que más ha crecido en el país y algunas de las vías de los estados de Tamaulipas y Nuevo León están entre las más peligrosas de México.