Último round de Paul Williams

Está paralizado de cintura para abajo; 'Canelo' tiene rival

MARIETTA, Georgia (AP).- Paul Williams conducía su motocicleta a una velocidad excesiva cuando sufrió el accidente que lo dejó paralizado, según las autoridades.

Las autoridades de policía informaron ayer en un comunicado que Williams manejaba demasiado rápido y no pudo tomar una curva. La motocicleta se estrelló contra un muro.

Su manejador George Peterson dijo que Williams está paralizado de la cintura para abajo tras el accidente del domingo en Marietta, el noroeste de Atlanta.

Peterson indicó que el boxeador de 30 años se dañó la columna vertebral tras golpearse la espalda y la cabeza al ser despedido por su moto.

Williams debía pelear con el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez el 15 de septiembre en Las Vegas, pero el combate fue cancelado.

José Sulaimán, anunció ayer que el estadounidense James Kirkland será el retador oficial del “Canelo”.

El presidente del CMB informó que el organismo había ordenado el combate de Kirkland ante Vanes Martirosyan, pero los promotores de éste lo rechazaron “y por lo tanto Kirkland queda como retador oficial”.

“The Punisher” Williams visitaba el área metropolitana de Atlanta para asistir a la boda de su hermano.

Williams figura entre los boxeadores más versátiles y heterodoxos del mundo, por lo que resultaba un contrincante complicado para algunos de los mejores púgiles del planeta, durante su larga y exitosa carrera en el boxeo de paga.

Había peleado con eficacia en tres categorías, contra rivales mucho más bajos, mostrándose cómodo incluso en la categoría wélter (147 libras o 66.6 kilogramos) pese a su estatura de 1,88 metro.

Ganó por decisión su primer título welter en julio de 2007 sobre el mexicano Antonio Margarito. Derrotó al puertorriqueño Carlos Quintana, Winky Wright, el argentino Sergio “Maravilla” Martínez y Kermit Cintrón.

“Fue un gran campeón en toda la extensión de la palabra”, reconoció Martínez.

Por cierto, Martínez frenó abruptamente el ascenso de Williams al derrotarlo en el segundo asalto de la revancha que protagonizaron en noviembre de 2010. En ese combate, Williams terminó en la lona boca arriba con los ojos abiertos, quizá en el nocáut más impresionante en la historia reciente del boxeo.