Verde, blanco, rojo, frío y lluvia en Chicago

Ni el frío, el viento o la lluvia detuvieron a miles de mexicanos para apoyar a la selección que enfrenta a Bosnia en el estadio Soldier Field de la ciudad de Chicago.

Guía de Regalos

Verde, blanco, rojo, frío y lluvia en Chicago
Fanáticos del Tri en Chicago.
Foto: Javier Quiroz / La Raza

Ni el frío, el viento o la lluvia detuvieron a miles de mexicanos para apoyar a la selección que enfrenta a Bosnia en el estadio Soldier Field de la ciudad de Chicago.

Vestidos y pintados de verde, blanco y rojo, y algunos con vestuarios aztecas, la fanaticada llegó desde las 4 de la tarde, cuando el juego estaba pautado para iniciar a las 8 pm hora del centro.

El michoacano José Rogelio nacido en el pueblo de Zinapécuaro, llegó parcialmente desnudo con 49 grados farenheit, pero su vestimenta de danzante azteca atrajo hasta los fanáticos rivales que le pidieron fotos.

“Vengo así porque soy mexicano y apoyo mi selección”.

Cuando se le preguntó si tenía frío, contestó con otra pregunta: “¿Cuál frío?”.

Familias enteras continuaban llegando al estadio y, desde la vecina ciudad de Aurora, 45 minutos al este, llegaron puntuales vestidos y pintados de verde Andrés Escamilla, Sandra Barca, Marco Vargas, Juan Rueda, Jonatan Galván Mirta del Valle y Cresencio del Valle.

Todos ellos coincidieron en un Mexico 3-0 a Bosnia, “con dos del Chicharito”, agregó Sandra Barca de oficio estudiante.

Caín Álvarez, “el hombre del chile”, no podía faltar a la cita donde quiera que juega México.

Caín es ampliamente conocido por traer en su cabeza un chile jalapeño verde que él mismo confeccionó a base de papel. En el pecho se forjó una “carruchera” estilo revolución mexicana, pero en lugar de balas tiene chiles jalapeños.

“Donde quiera que juegue México ahí están los chile”.

“México es un chile verde y bien grande, y verde es la selección”.

El fuerte viento y la lluvia obligaron a que una copia del Ángel de la Independencia no fuera colocada a tiempo, ignorándose si sería izada después del encuentro para festejar como se acostumbra en la capital mexicana.

El Soldier Field recibe el primer y único partido de la selección mexicana pautado para este 2012, y hasta media hora antes del juego las taquillas seguían abiertas y los fanáticos, bosnios y mexicanos, seguían llegando.