Márquez admite que va a la baja

El defensa ni en la banca podría estar con el Tri el viernes contra Guyana

MÉXICO, D.F. (NTX).- Debido a los años de carrera y las lesiones, el defensa Rafael Márquez admitió ayer que “sigo ilusionado y contento” por estar convocado a la selección mexicana y, al mismo tiempo, “luchando por un puesto entre los compañeros”.

Márquez Álvarez ya tiene 34 años y una lesión lo dejó fuera de los partidos ante Bosnia-Herzegovina y Brasil, en la gira tricolor por Estados Unidos, y todo indica que ni a la banca irá este viernes ante Guyana, cuando inicie en el Estadio Azteca la clasificación de la Concacaf hacia la Copa del Mundo Brasil 2014.

Durante la práctica de ayer en el Centro de Alto Rendimiento, el capitán del Tri ya pateó el balón y no se esforzó demasiado en un interescuadra.

“Voy poco a poco, con mucha precaución, tratando de no arriesgar nada, así que me encuentro mejor”, dijo el exjugador del Mónaco, de Francia, y el Barcelona, de España, donde vivió sus grandes glorias.

Expresó: “Sigo ilusionado y contento a pesar de que no estoy jugando por mi lesión, y sigo luchando como siempre lo he hecho, quizá antes no tenía la competencia que ahora tengo con los compañeros, pero la idea es seguir luchando por conseguir un puesto en la selección”.

De si siente que ya son sus últimos años de profesional, respondió con una sonrisa: “Uno tiene que estar consciente también que [el futbol] es como la vida: sube y baja”.

No obstante, Márquez dijo: “Estoy consciente de que mi carrera está descendiendo poco a poco, y el que no esté consciente de eso pues es alguien que está frustrado y yo no, yo he hecho bien mi carrera, sé el rol que tengo en la selección, dentro y fuera de ella, y estoy feliz de la vida”.

“Voy día a día porque esta lesión es muy peligrosa y traicionera, así que no estoy al cien por ciento todavía”, aceptó.

Dijo que por lo mismo siente “un poco de frustración y a la vez tratando de ayudar a los compañeros en la parte que me toca, tratar de apoyarlos, de darles esa confianza, lo están haciendo bastante bien, no queda más que tratar de exigirles de que sigan igual”.