Ni el agua lo salva

Nadal iba sobre Djokovic cuando aparece la lluvia
Ni el agua lo salva
Empleados del Roland Garros cubren la cancha con la lona impermeable mientras el público busca la salida.
Foto: AP

PARÍS, Francia (AP).- Cualquiera que vaya a hacer historia en el Abierto de Francia tendrá que esperar irremediablemente un día más.

La final entre Rafael Nadal y Novak Djokovic fue suspendida ayer debido a la lluvia cuando el español ganaba 6-4, 6-3, 2-6, 1-2

Nadal, en busca de su séptimo título en Roland Garros, un récord, y el serbio, que intenta convertirse en el primer hombre en 43 años en ganar cuatro Grand Slams consecutivos, jugaron bajo una ligera llovizna durante gran parte del partido, que también incluyó una interrupción de 34 minutos en la segunda manga.

Poco después de que regresaron tras la primera demora comenzó a llover de nuevo. La cancha seguía absorbiendo agua y los jugadores tenían que sacudirse la arcilla húmeda de sus zapatillas.

Cuando se preparaba para servir con una desventaja de 2-0 en el cuarto set, Nadal tomó una de las pelotas empapadas y se la arrojó al juez principal.

El ibérico, que había ganado los ocho games anteriores, ganó su servicio. Pero en el cambio el partido fue suspendido mientras seguía lloviendo a cántaros.

De esta forma, el Abierto de Francia no terminará en un domingo por primera vez desde 1973, cuando el rumano Ilie Nastase superó al croata Nikki Pilic en un encuentro que finalizó en un día martes.

La postergación frenó lo que fue un súbito dentro del trámite del partido.

Dos sets abajo y 2-0 en contra en el tercer set, Djokovic reaccionó al resistir en los interminables peloteos que suelen favorecer a su rival.

Comenzó a ganar esos puntos y Nadal -el rey de la arcilla pero tal vez no en una pista mojada- lució mortificado, un cambio de papeles con respecto a los dos primeros sets.