Portugal se juega la permanencia

Mientras que Dinamarca intentará otra hazaña para avanzar a la siguiente fase

LVIV, Ucrania (EFE).- La selección portuguesa, última del Grupo B después de su derrota en el debut ante Alemania (1-0), dirimirá su futuro en la Eurocopa ante la sorprendente Dinamarca, a la que una victoria le sitúa en los cuartos de final del torneo.

Portugal, uno de los equipos con más cartel de la competición, ingresará en el Lviv Arena de Ucrania con la urgencia de lograr un buen resultado y afrontar con garantías el choque frente a Holanda, que perdió inesperadamente contra la propia Dinamarca.

“Sabemos que es un partido que tenemos que ganar, porque si lo hacemos, estamos en una posición más confortable, dependiendo sólo de nosotros. Todavía van a jugar Alemania con Holanda y todo puede suceder”, declaró Nani.

A pesar de la derrota, el seleccionador Paulo Bento ya refirió que si su equipo actúa como contra Alemania, los resultados positivos vendrán.

La selección de “las quinas” firmó un notable encuentro ante los germanos, especialmente en el segundo tiempo, y dispuso de más ocasiones que sus rivales, entre ellas dos postes.

De ese partido, lo que más le preocupó a Bento fue la ineficacia, por ese motivo, pondera dar carrete al joven talento luso Nélson Oliveira, del Benfica, cuyos veinte minutos en el encuentro del sábado agradaron.

Aparte de la posible alineación de Oliveira en detrimento del zaragozista Hélder Postiga, el resto del once no se espera que varíe.

Pepe, central del Real Madrid, será el patrón de la defensa; Joao Moutinho, el motor del medio del campo; y los extremos Nani y Ronaldo.

El astro del Real Madrid, que suma 32 tantos en 91 encuentros con la zamarra portuguesa, intentará contribuir a romper el hechizo goleador de su selección este año- cuatro partidos y apenas una diana.

A Dinamarca le colgaron de antemano el cartel de “cenicienta” del grupo, pero el equipo de Morten Olsen llega en una situación idónea tras protagonizar la gran sorpresa de lo que va de Eurocopa al derrotar a Holanda en la primera jornada.

“Si podemos ganarle a Holanda, le podemos ganar a cualquiera”, dijo el central Daniel Agger, uno de los mejores en el debut.

También Olsen, habitualmente muy comedido, sacó pecho, resaltando que su equipo se ha ganado el “respeto”, e incluso algún diario danés empieza a recordar lo ocurrido en 1992, cuando la “Dinamita roja” llegó de comparsa y acabó saliendo campeona.

?>