Revista sus muebles

Las sillas y sofás viejos se pueden renovar con un tapizado

Revista  sus muebles
Las sillas deben tener una tela más resistente y que no cueste tanto trabajo lavarla.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO, D.F.- Si alguno de tus sillones o sillas tiene el resorte salido o de plano ya te cansaste de verlos con el mismo tapiz es momento de mandarlos a la tapicería.

Flavio González, quien tapiza desde hace casi 15 años y tiene su negocio en la colonia Del Carmen, en Avenida del Trabajo, en Ecatepec, México, comparte alguno de los tips.

“La gente a veces se queja del costo, se supone que no debería salir en más de la mitad de lo que se compró el mueble, pero varía según el modelo del nuevo tapiz”, explica González.

“El 90% de las personas que vienen ya están cansadas de cómo se ven sus muebles y si se les zafó un resorte o se les traboneó con algo, pues aprovechan para cambiarlo, creen que es más barato cambiarles el tapiz que comprarse una, pero no siempre es así, ya que no todas se pueden cambiar de tela”, comenta.

Para mandar tapizar se debe tener en cuenta si el sillón o silla tiene incrustaciones de madera, si es una pieza antigua, si se trata de piezas exclusivas o un trabajo tipo artesanal.

El tapicero explica que cuando son sillones de colección o muy antiguas no se recomienda retapizarlas, pues perderían su valor original o incluso podrían sufrir daños en el proceso.

Para el trabajo es necesario también que el cliente sepa el tipo de tela que usará y sobre todo el tamaño, pues a veces eligen o llevan ellos mismos el material que resulta insuficiente.

“Deben dejar que nosotros les digamos cuánta tela se necesita, luego ven en las tiendas una que les gusta para su sala, la compran y me la traen, pero no alcanza y gastan doble”, hace hincapié González, quien ha heredado su oficio a su hijo de 16 años.

En cuanto al tipo de tela explica que el lino es la que más solicitan, aunque también abundan los estampados, aunque éstas a veces dificulta el trabajo cuando se está en los acabados.

Las sillas deben de tener una tela más resistente y que no cueste tanto trabajo lavarlas.

El tapizado se debe cambiar cada siete años.

Para revestir los muebles ha que tomar en cuenta estos puntos: que puede ser necesario reforzar las estructuras de sillas o sillones; que puede resulta más caro según el tapiz que se escoja; que no hay que forrar salas o comedores antiguos, pues pueden perder su valor, y que no cualquier tela sirve. Por esto se recomienda consultar con un tapicero.