Bolsos de diseño y con compasión

Jennifer Lang y Marisa Collado ganan premios por diseños con responsabilidad social

Bolsos de diseño y con compasión
El bolso de la diseñadora costarricense Jennifer Lang fue el elegido como el mejor.
Foto: EFE

NUEVA YORK.- La moda y la responsabilidad social van de la mano para diseñadoras emergentes como la mexicana Marisa Collado y la costarricense Jennifer Lang, quienes ayudan a comunidades indígenas mediante la elaboración de bolsos que han sido galardonados en Nueva York.

Ambas diseñadoras comparten el deseo de apoyar a las comunidades indígenas en su país y poder mostrar su trabajo en EEUU.

“Siempre he tenido interés por la artesanía y un amor muy profundo por la cultura mexicana”, dijo Collado, que la semana pasada obtuvo el premio a la “responsabilidad social” durante la sexta edición del Independent Handbag Designer Awards, que cada año se realiza en Nueva York.

El trabajo de Collado y Lang figuraba entre los 30 bolsos de diseñadoras de 14 países que fueron finalistas de los premios que reconocen a artistas emergentes.

Entre las finalistas encontraban, además, la también mexicana Iliana Lilly, que con sus bolsos apoya a un orfelinato en su país, y la colombiana Carolina Zambrano.

Collado participó con un bolso rojo de piel, combinada con tejido de palma elaborado por indígenas mixtecos de la Sierra de Oaxaca (sur de México).

“Empezamos trabajando con una comunidad indígena y ahora son dos: Santa María Texcaticlán y San Pedro Jocotipac”, dijo Collado, quien junto a su socia Martha Gómez fundó el colectivo artesanal Árbol de Viento, nombre bajo el cual producen bolsos informales adornados con símbolos prehispánicos y de playa.

“Casi todas son mujeres [las que tejen] que trabajan en sus casas, pero cuando hay mucho trabajo también participan los hombres”, señaló Collado, que es artista gráfica y profesora en la Universidad Iberoamericana de la ciudad de León.

Para la mexicana, el premio que ganó en Nueva York, y el primero que gana a nivel internacional, es “una puerta bien grande” que revertirá en el reconocimiento de sus productos, que espera poder vender en Nueva York.

“Este no es un logro personal, sino el de mucha gente, soñando y trabajando duro. Los sueños se hacen realidad, sigan soñando”, dijo Collado cuando recibió el galardón, un primer paso para que su proyecto sea conocido en EEUU, pues la revista In Style, que organiza el premio, publicará en septiembre un artículo sobre los ganadores.

Además, diversas empresas se comprometen a vender bolsos de los ganadores en sus tiendas o a través de su página en internet.

Por otro lado, la costarricense Jennifer Lang -cuyo bolso fue el elegido como el mejor por los lectores de In Style, con 236,000 votos a través de su página en internet-, trabaja con una comunidad indígena de su país, de cara a crear su próxima colección.

Su firma J.Lang produce bolsos elegantes para portar computadoras o para llevar a la playa y que son confeccionados en piel, a los que incorpora metales, plumas y encajes, mientras que su próxima colección, que lanzará en agosto, tendrá como elementos primordiales el algodón y tintes orgánicos producidos por los indígenas Boruca.

“Es una comunidad bastante necesitada”, aseguró, por lo que su colaboración con la asociación de mujeres Boruca es, según Lang, “una forma de ayudar a una comunidad y poner un elemento interesante en la colección”.

Los Boruca, la mayoría de los cuales vive en una reserva en la provincia de Puntarenas, al sudeste de Costa Rica, son conocidos por sus artesanías, especialmente tejidos.

La costarricense, que estuvo nominada en tres categorías (responsabilidad social, mejor cartera y voto del público), adelantó que se propone ampliar su compañía con el diseño de ropa y joyas.

Destacó que creció en medio del arte, ya que su madre es pintora y escultora y su padre, joyero. “Hemos vivido en el arte desde pequeños, es mi pasión desde que era una niña y que no había podido expresar. Con el diseño de carteras logré incorporar mi pasión por el diseño y la moda”, afirmó.

Lang dijo además estar orgullosa por el premio que recibió en Nueva York porque “abre la puerta para otros diseñadores” de Costa Rica, donde “hay mucho talento”.