1 de cada 9 adolescentes hispanas en NY intentó suicidarse

Muchas se sienten “presionadas” por una sociedad individualista, los niveles de pobreza y los problemas para entender el idioma

Guía de Regalos

1 de cada 9 adolescentes hispanas en NY intentó suicidarse
Revelan las cifras para que procuremos que las chicas vean en la muerte una salida.
Foto: Archivo

Nueva York, 20 de Junio – Una de cada nueve adolescentes latinas en Nueva York intentó suicidarse el año pasado y una de cada seis consideró seriamente quitarse la vida, según unos datos oficiales que han vuelto a desatar las alarmas sobre un problema que moviliza desde hace años a las autoridades y a organizaciones comunitarias.

“Nuestras adolescentes latinas siguen en peligro pensando en el suicidio a niveles alarmantes y por eso tenemos mucho más trabajo que hacer para seguir salvando vidas y apoyando a las familias”, afirmó hoy la concejal Julissa Ferreras, presidenta del Comité de Asuntos de la Mujer del Concejo Municipal.

Ferreras presentó hoy las últimas estadísticas de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC), que revelan que el 11.3 % de las jóvenes latinas intentó suicidarse el año pasado en Nueva York, frente al 14.7 % en 2009, mientras que el 15.7 % pensó en quitarse la vida en 2011 frente al 19.9 % de dos años antes.

Aunque las estadísticas oficiales han mejorado en los últimos dos años, especialmente en Brooklyn, donde el porcentaje de intentos de suicidio entre jóvenes latinas se ha reducido a casi la mitad, en el caso de Manhattan ha subido ligeramente desde 2009, lo que sitúa a Nueva York por encima de la media nacional.

“No es suficiente. La gente piensa que al mejorar los datos el problema ya está resuelto, pero no. Tenemos que seguir trabajando”, afirmó a Efe Beatriz Coronel, coordinadora del programa “La vida es preciosa”, una iniciativa privada que ayuda a las jóvenes a afrontar los pensamientos suicidas y a sus familiares a identificarlos.

Este programa, de la organización comunitaria Comunilife, se instaló a finales de 2008 en El Bronx y un año más tarde abrió un local en Brooklyn, donde las chicas pueden acudir a diario, y de forma gratuita, a participar en terapias de grupo y compartir sus problemas con otros jóvenes.

“Los talleres de arte les ayudan mucho a procesar y verbalizar sus problemas, algo muy importante en estos tiempos en los que las redes sociales aislan a nuestras adolescentes y hacen que cada vez compartan menos sus dramas”, dijo Coronel, quien destacó también la importancia de trabajar con las familias para detectar los síntomas.

Desde depresión, aislamiento y problemas para conciliar el sueño hasta malos resultados académicos, problemas de sobrepeso o una mayor agresividad son sólo algunas de las señales de alarma que los expertos de “La vida es preciosa” ayudan a identificar a las familias.

Coronel apuntó que entre los motivos para la especial incidencia de este problema en la comunidad latina frente a otras minorías y colectivos está lo que los expertos llaman “aculturización”, donde muchas chicas se sienten “presionadas” por una sociedad individualista, los niveles de pobreza y los problemas para entender el idioma.

Muchas se sienten perdidas en la escuela, otras sufren casos de acoso de parte de sus compañeros, a veces no tienen seguro médico y, aunque lo tuvieran, tampoco encuentran expertos que les ayuden a afrontar sus problemas “hablando su idioma”, según dijo a Efe la experta de “La vida es preciosa”.

“Como sociedad debemos tomar conciencia de que es un problema real, no exclusivo de los latinos, pero que nos afecta especialmente, y seguir impulsando más ayudas para las jóvenes y recaudando fondos públicos y privados para que ninguna adolescente más piense en quitarse la vida como solución a sus problemas”, concluyó.