Fantasmas mexicanos

Las elecciones presidenciales mexicanas están llenas de fantasmas; la más amenazante: la del PRI

Guía de Regalos

Hay un fantasma que amenaza con volver al gobierno federal de México.

Es la sombra del PRI, que después de 72 años en el poder se desintegró, desde Los Pinos, hacia los estados de México, Puebla, Veracruz, Oaxaca, Jalisco, Baja California Norte y otros, donde retomó energías para lanzar lo que ahora llaman “el nuevo PRI”.

El diario británico The Guardian reveló documentos que vinculan al candidato de este partido, Enrique Peña Nieto, con la máquina mediática de Televisa –medio que ejerce enorme efecto en la voluntad de los electores en México, sobre todo, aquellos sin acceso a internet, espacio virtual donde hoy están surgiendo las grandes batallas por la información veraz.

Los usuarios de Twitter han señalado la manipulación informativa de #mediosvendidos, otras grandes cadenas de noticias, además de Televisa y TV Azteca, controladas por el persuasivo capital del PRI: Milenio, El Universal, OEM…

Varios analistas han discutido la posibilidad del fraude en las próximas elecciones presidenciales en México y el papel que desempeñará el IFE, como árbitro civil, así como el papel que ejecutarán los consorcios de la información.

Todo es una simulación, al tener gobernantes y medios informativos impuestos y controlados por los señores que reparten el botín económico.

Como un simple ejemplo de lo que no transmitieron los medios masivos de comunicación, enlazo un video en la parte inferior, con una la plaza de Tlatelolco repleta de jóvenes, espacio donde Paco Ignacio Taibo II invocó a los fantasmas de los jóvenes del ’68 a unirse al movimiento por la transformación de México.

En estos tiempos, no sólo es necesario convocar el espíritu de esos jóvenes luchadores asesinados por soldados mexicanos durante el gobierno del priista Gustavo Díaz Ordaz el 2 de octubre de 1968, sino todos aquellos guerreros caídos en la defensa de la misma ciudad de Tlatelolco o Tenochtitlan, los que combatieron junto al joven Cuauhtémoc, a los caídos en las distintas resistencias indígenas mayas, mexicas, coras, yaquis, nahuas, tzotziles, tzeltales, chichimecas y guachichiles… el espíritu guerrero de tantos, como Pancho Villa o Emiliano Zapata, o más reciente, los caídos en Atenco durante la represión del gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México durante el 2006 o los dos jóvenes de Ayotzinapa, en Guerrero, baleados en este 2012 por elementos policiacos.

Una cosa es cierta, la realidad no será transmitida por la televisión ni multiplicada en el papel que venden los puestos de revista. Es simple, la realidad que transmiten los medios, lleva el signo del dinero por delante.

Las características de estas elecciones presidenciales mexicanas es que los medios más efectivos son los ciudadanos honestos con acceso a las redes sociales.