Grupos cruciales para la elección

En lo que se anticipa será una contienda presidencial muy cerrada, el voto en una decena de estados del país y la decisión de ciertos grupos no afiliados a ninguno de los dos partidos principales será clave para lograr la victoria y capturar la Casa Blanca, de acuerdo a expertos.

Guía de Regalos

Grupos cruciales para la elección
El hondureño Julio Calderón llora al conocer la decisión del presidente Obama de parar las deportaciones de alumnos menores de 30 años.
Foto: AP

En lo que se anticipa será una contienda presidencial muy cerrada, el voto en una decena de estados del país y la decisión de ciertos grupos no afiliados a ninguno de los dos partidos principales será clave para lograr la victoria y capturar la Casa Blanca, de acuerdo a expertos.

Sólo hay que seguir el rastro del dinero que las campañas invierten para identificar cuales son esos estados que las campañas del republicano Mitt Romney y del demócrata y presidente titular Barack Obama consideran cruciales.

Recientemente la campaña de Romney gastó más de 3 millones de dólares en comerciales de televisión en siete estados: Colorado, Iowa, Carolina del Norte, New Hampshire, Nevada, Ohio y Virginia. Estos son estados que los republicanos consideran que deben ganar para arrebatarle a Obama la Casa Blanca. En todos ellos triunfó el Presidente en 2008 y si los pierde en esta ocasión, su reelección estará en juego.

¿Por qué unos estados son importantes y otros no tanto? En los Estados Unidos, a diferencia de otros países, el Presidente lo elige el Colegio Electoral, que se selecciona por estado. Algunos, como California y Nueva York, son sólidamente demócratas y se sabe que votarán por Obama. Otros como Texas, Kansas y Tenesí, son seguros republicanos.

En verdadera competencia sólo hay una docena de estados que cambian de columna dependiendo de la elección. Entre ellos están los arriba mencionados.

Según los expertos, el juego allí está en los independientes grupos de no partidarios o de partidarios “light” que tienden a votar por un partido, pero pueden cambiar al otro dependiendo de quien es el candidato a Presidente, cual es la condición de la economía o varios otros factores.

“En las encuestas vemos que la elección se hace cada vez más cerrada. Y mientras más empatados estén los candidatos en un voto nacional, más importantes serán estos votantes que cambian y que hacen la diferencia en determinados estados”, dijo Stella Rouse, profesora asistente de gobierno y política en la Universidad de Maryland.

Esto es obvio en la encuesta diaria Gallup, en la que durante semanas, Romney y Obama han estado virtualmente empatados con cifras que fluctúan muy poco entre 45 y 47% para uno y otro.

Rouse considera que los grupos importantes en la actual elección son las mujeres, los independientes –no afiliados al partido republicano o demócrata- y los latinos. Entre estos, Romney tiene su mejor oportunidad con los independientes preocupados por el estado de la economía.

“En estados como Colorado, Florida y Pennsylvania, los independientes y latinos tendrán mucho que ver en el resultado”, agregó Rouse. Otros apuntan a que Romney también tiene en su estrategia a mujeres anglosajonas de clase trabajadora, las llamadas Wallmart moms, preocupadas por los temas esenciales del diario vivir.

Para la mayoría de estos votantes, la economía es el tema esencial. Estos grupos pertenecen a grupos muy afectados por la recesión. “Los independientes tienen a la economía como prioridad número uno. Para Romney, se trata de convencerlos de que realmente puede cambiar las cosas…esto puede ayudarlo mucho en estados como Pennsylvania, Colorado, Nevada y Florida”, dijo la catedrática.

Según una encuesta de Public Opinion Strategies, las mamás Wallmart en estados como Florida, Nevada, Ohio, Pennsylvania y Virginia tienen gran preocupación por la economía y sus finanzas familiares y muchas “están cortando sus presupuestos para llegar a fin de mes”. Y aunque esto debería beneficiar a Romney, quien es el retador que señala al Presidente Obama como el culpable del estado actual de las cosas, este sector de votantes está muy desilusionado con el sistema político en general.

“Las malas noticias para los candidatos presidenciales y congresionales es que estas mamás están hartas del proceso político y consideran que los políticos en general están alejados de los problemas de la vida real”, señala el informe de Public Opinion Strategies.

La estrategia de Romney con los independientes y las mujeres varía ligeramente, pero en general todo su mensaje tiene que ver con la economía, en particular presentándose como una persona capaz de crear prosperidad y tomar decisiones difíciles, con experiencia en el sector público y privado. Romney debe aprovechar que según los análisis, los independientes están especialmente infelices con la actuación de Obama hasta ahora, sobre todo en el aspecto económico.

En el caso de las mujeres, donde Romney –y tradicionalmente los republicanos- tienen una cierta desventaja, el candidato republicano probablemente está preparándose para usar una de sus armas más potentes: a su esposa Ann Romney, mucho más carismática que él en opinión de muchos observadores.

El problema para ambos candidatos es que en esta ocasión los independientes no están emocionados con ninguno de los dos, están decepcionados con el sistema político y es el grupo que más tiende a la apatía en participación para este mes de noviembre.

La encuesta Gallup también revela precisamente eso: sólo 19% de los votantes “swing” o cambiantes se manifestaron muy entusiastas con participar en la votación de noviembre, 58% dijeron no estarlo en absoluto.

Si los independientes están apáticos, a ambos candidatos les queda movilizar a sus bases como último reducto hacia el triunfo. En el caso particular de Romney este es un asunto problemático, en opinión de algunos analistas, aunque otros no lo creen así. “Esta va a ser una elección de movilizar, más que de convencer a indecisos”, dijo Sherry Bebitch Jeffe, analista y catedrática de la Universidad del Sur de California (USC).

“Por lo que podemos ver, Romney aún sigue atado a la derecha, a pesar de ya estar en la elección general, sigue sin moverse demasiado hacia el centro, al menos por ahora, en parte porque tiene que consolidarse con la base conservadora, que nunca simpatizó con él”.

Analistas conservadores como Charles Dunn, decano de Regent University, apunta que Romney debe moverse inmediatamente para unificar el partido. En su opinión, eso debe ocurrir concentrándose principalmente en la economía y escogiendo a un candidato a vicepresidente que ayude a estimular la base conservadora. “Romney sigue siendo visto como moderado en las bases”, dijo Dunn.

“El necesita buscar un candidato a vicepresidente que atraiga la atención y la confianza de los conservadores del partido y también alguien de un estado que tenga que ganar, como Florida u Ohio”.