Vicepresidente, ‘aún delicado’

El segundo al mando de Colombia, Angelino Garzón, sufrió un fallo cerebrovascular

Guía de Regalos

BOGOTÁ, Colombia (EFE).- El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, prosigue en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de Bogotá tras sufrir un fallo cerebrovascular que le mantiene en estado “delicado pero estable”, informó ayer el presidente Juan Manuel Santos.

Santos, quien anoche regresó de Los Cabos (México) tras asistir a la reunión del G20, ejerció de portavoz ante la ciudadanía tras visitar a Garzón y entrevistarse con los médicos en la clínica Reina Sofía de la capital colombiana.

“Su situación es delicada pero estable. Han hecho todo lo que humanamente se puede hacer”, dijo el mandatario a los periodistas congregados en la puerta de la clínica, al agregar que Garzón se encuentra “en las mejores manos”.

El vicepresidente ingresó el pasado jueves en esta clínica a causa de una supuesta infección de próstata, pero el lunes sufrió un “evento súbito neurológico de origen vascular” que obligó a someterle a una intervención quirúrgica de urgencia, según un parte médico difundido el martes.

“Hacemos votos, creo que en esto me acompañan todos los colombianos para que su recuperación sea pronta y pueda salir de cuidados intensivos en la mayor brevedad posible”, afirmó Santos.

El presidente también indicó que desde Los Cabos ha estado en constante comunicación con la esposa de Garzón, la española Montserrat Muñoz, quien le ha informado puntualmente del estado de salud del vicepresidente.

Ayer, tras una reunión de aproximadamente una hora con los médicos que le atienden, el mandatario dijo que estos le informaron “en detalle” sobre la salud de Garzón, de 65 años.

En el comunicado divulgado por la clínica se explica que el estado del vicepresidente exige “un estricto monitoreo”.

Hoy calibran el alcance del daño cerebral causado, ya que la lesión pudo producirse por el taponamiento o ruptura de una arteria cerebral que impidió la oxigenación a las neuronas, de cuya severidad dependen las consecuencias, según los expertos.

El neurólogo Mario Muñoz de la Clínica Marly, de Bogotá, explicó en Caracol Radio que, en función de la repercusión del daño, el vicepresidente podrá tener fallas en la vista, en la memoria o en el lenguaje.

Su colega Enrique Jiménez Hakim, de la Fundación Santa Fe, dijo a la misma emisora que se trata de un escenario de suma gravedad, ya que otra posibilidad que contempla una lesión de esas características es la muerte cerebral, el coma (inducido o natural) o el fallecimiento.

Ésta es la segunda complicación grave en la salud de Garzón desde que asumió la Vicepresidencia de Colombia el 8 de agosto de 2010.

Un día después de su investidura sufrió una dolencia cardiaca por la que tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica y fue incapacitado durante varias semanas.

En los últimos meses, Garzón viajó por todo el mundo en busca de apoyos para su candidatura frustrada a la dirección de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que alteró su rutina, habitualmente salpicada de chequeos médicos y una dieta especial.

Garzón, un reconocido exdirigente sindical, llegó a la Vicepresidencia como compañero de fórmula de Juan Manuel Santos, después de haber ejercido como ministro de Trabajo en el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) y embajador en Ginebra ante las Naciones Unidas durante la Presidencia de Álvaro Uribe (2002-2010).