EL DE UCRANIA FUE GOL: COLLINA

VARSOVIA, Polonia (EFE).- El responsable de arbitrajes de la UEFA, el excolegiado italiano Pierluigi Collina, reconoció ayer el error en el partido entre Ucrania e Inglaterra, donde el árbitro no concedió un “gol fantasma” que hubiese supuesto el empate de los ucranianos, pese a que el balón había rebasado por completo la línea de meta.

El martes, en el Donbass Arena de Donetsk, un tiro del ucraniano Marko Devic cruzó la línea antes de ser despejado por el inglés John Terry, pero el silbante no validó el tanto a pesar de la presencia de un asistente suplementario para controlar ese tipo de jugadas.

“El balón cruzó la línea y el gol fue legal”, reconoció el italiano, quien calificó de “error desafortunado” la falta de acierto del colegiado, y recordó que en otras dos situaciones similares -en los encuentros Portugal-Alemania y Croacia-Italia- la decisión arbitral fue correcta.

El arbitraje de cinco, con dos jueces de línea de meta, se aplica por primera vez en una Eurocopa en esta edición, aunque para sus detractores, errores como el que afectó el martes a Ucrania demuestran que no se trata de un sistema eficiente.

“Es el único problema que hemos tenido en tres años de Liga de Campeones y dos de Liga Europea”, defendió Collina.

Mientras tanto, en Madrid, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, aseguró ayer que “la tecnología en la línea de gol es una necesidad”, después del gol fantasma del partido Inglaterra-Ucrania (1-0), en el que no se concedió a la selección ucraniana un tanto que pudo haber sido el empate.

“Después del partido de ayer [del martes], la tecnología sobre la línea de gol no es una posibilidad, es una necesidad”, escribió ayer Joseph Blatter en su cuenta personal de Twitter.

Con el marcador a favor de Inglaterra, el árbitro húngaro Viktor Kassai no consideró gol el disparo del ucraniano Marko Devic, con el que el balón traspasó por completo la línea de gol antes de ser despejado por John Terry.

La IFAB (Junta Internacional de Futbol Asociación), organismo responsable de las reglas del juego, tomará una decisión definitiva sobre el uso de la tecnología en la línea de gol para evitar los “goles fantasma” en la reunión que celebrará en Kiev cuando termine la Eurocopa.