Es un autor afortunado

Seth Grahame-Smith, autor de Abraham Lincoln, Vampire Hunter, habla de su novela y de la adaptación al cine
Es un autor afortunado
Seth Grahame-Smith (izq.) y el productor Sion Kinberg en el estreno de 'Abraham Lincoln: Vampire Hunter'.
Foto: AP

Seth Grahame-Smith seguro que se considera un hombre con suerte. Aficionado al cine, ha tenido oportunidad de escribir un libro dedicado al cine erótico (The Big Book of Porn); fan del género de terror, ha firmado un volumen acerca del mismo (How to Survive a Horror Movie); seguidor de los cómics clásicos, analizó al Hombre Araña en un estudio literario (The Spider-Man Handbook); y, ahora, triunfa como autor de novelas en las que combina obras clásicas o acontecimientos históricos con vampiros o muertos vivientes, como es el caso de Pride and Prejudice and Zombies, inspirada en el libro de Jane Austen y en el cine de zombies contemporáneo, y Abraham Lincoln, Vampire Hunter, que sigue la vida del legendario presidente, añadiendo de por medio un enfrentamiento apocalíptico con vampiros.

Grahame-Smith, nacido en Nueva York hace 36 años, es además el guionista de Dark Shadows, el filme más reciente de Tim Burton, y de la adaptación de, precisamente, Abraham Lincoln, Vampire Hunter, que se estrena hoy y produce el famoso director de Alice in Wonderland (ver crítica adjunta, donde se detalla su argumento).

¡holaLA! mantuvo una charla con el novelista de la que se puede leer la versión completa en http://www.laopinion.com.

Es el autor del libro y el autor del guión del filme. Luego llegan el productor Tim Burton y el director Timur Bekmambetov (‘Wanted’) y se apropian de todo. ¿Cuál es su reacción?

Me agarro fuerte y me monto a la atracción. Es interesante, emocionante, pero también desafiante. Como autor nadie te cuestiona: haces lo que quieres. Pero cuando haces una película, el director es el rey, por lo que uno tiene que servir la visión del director… y luego están el estudio, los productores, los actores. Se convierte en una experiencia de colaboración.

¿Y cómo le fue?

Tuve suerte, porque tanto Tim como Timur se aseguraron desde el principio que su misión era proteger la premisa del libro. No querían que la película fuera un chiste. Querían una película seria. El único chiste está en el título. Los dos me apoyaron mucho.

¿Le fue difícil reducir a tamaño de guión lo que escribió en el libro?

No, eso no fue difícil. El desafío como guionista no fue lo que había que cortar, sino lo que había que inventar. Hay personajes como Adam, el villano, que no está en el libro, o [el mejor amigo de Lincoln], Will Johnson, o las secuencias de [la persecución] del tren o [la estampida] de caballos. Nada de eso está en el libro y tuvo que inventarse para esta película alocada de acción. Para mí fue más parecido a escribir una secuela que no una adaptación al cine.

¿Lo definiría más como una reinterpretación, como la ocasión para mejorar?

Sí, hay cosas que son mejores. Y otras son distintas. Libros y cine son formas de arte distintas: hacer una serie de televisión partiendo de un cuadro… buena suerte con eso. Hay cosas que están en el libro que funcionan, y hay cosas que no. Películas de acción como estas necesitan elementos distintos.

Su pasión por los cómics, ¿le ha influenciado más como novelista o como guionista?

Creo que como novelista, porque son las ideas que me gusta crear las que se encuentran en el corazón de la historia. Esas ideas vienen de ese género que siempre he amado desde niños: el mundo de los superhéroes, de la ciencia ficción, del cine de terror. Todas esas influencias se unen cuando creo historias y personajes. Trato de escribir conceptos y personajes grandes, con puntos de vista muy concretos. Todo parte de esa infancia con los superhéroes y las cintas de terror.

¿Cómo fue el proceso de crear la película?

Empezó con yo escribiendo varias versiones del guión, con Timur y otra gente aportando sus ideas y cambios. Cuando tocó rodar tuve que irme a Londres para rodar Dark Shadows con Tim Burton. Al marcharme, Timur necesitó a alguien a su lado para ayudarlo, porque él siempre está reinventando. Contrataron Simon Kinberg, que escribió [el guión] de Mr. & Mrs. Smith. Él trabajó con Timur. Cuando regresé y vi la película pregunte: ‘¿qué ha pasado?’. No era mala, pero era diferente. Me sorprendió. Luego rodamos escenas adicionales que escribí yo y ya me quedé hasta el final de proceso.

¿Como compararía las visiones de Tim Burton y Timur Bekmambetov?

Tim tiene un estilo mucho más establecido. Los dos son ilustradores y artistas. Y los dos dibujan mucho: pero su estilo de dibujar es diferente. El de Tim es más distintivo y exagerado. Mas artístico. Timur está interesado en la acción, de una forma que a Tim no le interesa. Tim prefiere hacer cuadros con la cámara, mientras que Timur prefiere observar la acción desde una perspectiva nueva. Está obsesionado con el movimiento, la acción, la inventiva.

¿Cómo fue ver caras de actores en los personajes que creó?

Extraño, salvo por Lincoln, porque cuando escribí el libro siempre me imaginé a Lincoln. Cuando contrataron a Benjamin [Walker] fue una sorpresa porque se convirtió en el personaje, a quien se parece mucho en sus últimos años. Pero fue extraño, pero maravilloso, porque una vez lo extraño desaparece, ellos se convierten en esos personajes y ya no pienso en ellos con ningún otro aspecto.

¿Puede distanciarse de la película cuando la ve en un cine y simplemente ser un espectador más?

No puedo. Desafortunadamente. Ese es el precio que se paga por formar parte de una película. Cada escena, cada momento, lo recuerdo, pienso en la frustración de crearlo, pienso en lo que podía haber sido y no es. Y no me permite disfrutarlo.

¿Por qué está tardando tanto la adaptación al cine de ‘Pride and Prejudice and Zombies’?

No lo sé. Porque Pride and Prejudice and Zombies se publicó primero y fue un mayor éxito. Se necesita mucha suerte para crear una película y estar en el momento adecuado. Con Abraham Lincoln, Vampire Hunter contamos con la gente adecuada, con Pride and Prejudice and Zombies teníamos un muy buen guión, pero perdimos varios directores y el momento desapareció.

Cómo fan de cómics y los superhéroes, ¿cuál es su reacción ante las adaptaciones al cine que se están llevando a cabo?

Es emocionante. Estamos en una era increíble para fans del género, con gente como Joss Whedon haciendo The Avengers, un sueño hecho realidad. Luego está Chris Nola haciendo las películas de Batman, y una nueva versión de Superman, y un nuevo filme de Justice League… Y las películas [basadas en los cómics] de Marvel… Es un instante extraordinario. No todas las películas son buenas, pero algunas son casi obras de arte.

Y como fan de Spider-Man, ahora llega la nueva entrega que da reinicio a la saga, The Amazing Spider-Man…

Me muero de curiosidad. Creo que la elección [del director] Marc Webb [que realizó 500 Days of Summer] es muy interesante y soy fan de Andrew Garfield. Quiero esperarme para juzgarla, porque me pregunto aún si necesitamos que se explique su historia otra vez tan pronto… Es un nuevo fenómeno, porque ya están hablando de reiniciar sagas como Batman o incluso Twilight, cuyas últimas películas aún no se han estrenado. Es un fenómeno que me preocupa… Pero voy a ir a ver The Amazing Spider-Man con la mente abierta…