Salvan obstáculos y al final logran graduarse

La Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles ofrece cursos para estudiantes que están en centros de corrección, campos de prueba o libertad condicional.
Salvan obstáculos y al final logran graduarse
Más de 270 estudiantes celebraron ayer su ceremonia de graduación de preparatoria tras vencer fuertes barreras.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Su historia no ha sido la más común. Los más de 270 estudiantes que ayer celebraron su ceremonia de graduación de preparatoria, han sobrepasado los obstáculos más difíciles; desde delincuencia, abuso de substancias, discapacidades mentales , y en el caso de las jóvenes, embarazos siendo adolescente.

Estos estudiantes del Condado de Los Ángeles, considerados “jóvenes en riesgo”, finalmente completaron algo positivo en sus vidas al obtener su diploma de preparatoria, luego de cursar algunos de los varios programas que la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles (LACOE) ofrece para estudiantes que están en centros de corrección, centros de tratamiento, campos de prueba o libertad condicional. Y que en este ciclo escolar fueron casi 600 los que lograron obtener su certificado GED.

Uno de esos estudiantes en libertad condicional que ayer obtuvo su diploma con la esperanza de mejorar su vida fue Marcelo Cardona.

“Me siento muy bien de que mi mamá va a poder verme por fin recibir mi diploma “, dijo el joven que paso meses en uno de los programas para jóvenes en libertad condicional que ofrece LACOE y el Departamento de Probación del Condado de Los Ángeles a unos 2,300 estudiantes diariamente en 13 centros correccionales juveniles.

“Ojalá hubiera hecho las cosas diferente, ojalá no hubiera comenzado a tomar, fumar , usar drogas..”, se lamentó Cardona, pero se mostró rehabilitado y muy motivado por realizar cosas positivas en su vida, como convertirse en un ingeniero.

Otra de las graduadas ayer en una ceremonia realizada en el Disney Hall, en el corazón de Los Ángeles, Genesis Durán, quien también luchó para poder obtener su diploma de graduación en el programa Second Chance Independent Study, dijo no sentirse arrepentida de haber quedado embarazada a los 16 años, porque su pequeña hija Darla, de dos años de edad, es toda su motivación en la vida.

“Yo no hubiera terminado nunca mis estudios , ni en este programa ni en ningún otro si no hubiera nacido mi hija”, expresó la joven, pero aun así reconoció que “quedar embarazada a los 16 años no es lo mejor, porque es muy difícil estudiar y tener que cuidar a un bebé. O querer hacer cosas de mi edad y ya no poder realizarlas”, dijo Durán.

“Estos jóvenes hicieron quizás malas decisiones en el pasado y este evento representa para ellos quizás la mejor decisión que han realizado, y tenemos que celebrar eso”, dijo Arturo Delgado, superintendente de LACOE, que ofrece además de los programas para estudiantes en correccionales juveniles, escuelas comunitarias, las cuales atienden unos 640 estudiantes en 15 planteles. y que ofrecen programas como CalSAFE, que sirve a unas 100 madres adolecentes, como el caso de Durán.

También unos 3,000 estudiantes de educación especial, con severas discapacidades mentales, son atendidos en este tipo de programas.

“Como sociedad tenemos la responsabilidad de brindarles la oportunidad de tener una edcucación y una segunda oportunidad para que puedan contribuir positivamente a la comunidad”, enfatizo el superintendente de LACOE.