También libre bajo fianza

Se trata de un acusado más en torno a caso de lavado de dinero

EL PASO, Texas (EFE).- Un juez federal concedió ayer la libertad bajo fianza a uno más de los acusados de lavar dinero para el cártel de Los Zetas a través de la compra y venta de caballos de carrera en Estados Unidos.

Raúl Ramírez, de 20 años y residente de El Paso, se entregó a las autoridades federales en el cruce internacional de Fabens, Texas, el domingo pasado, tras haber huido a México.

Ahora esperará el desarrollo de su proceso judicial en libertad tras pagar una fianza de 10 mil dólares.

El juez Richard Meza concedió la libertad bajo fianza al acusado a pesar de que el Gobierno federal pedía que se le negara por considerar que había posibilidad de fuga, o que podía representar un peligro potencial para testigos en el caso o miembros del jurado.

Ramírez enfrenta cargos federales desde el 20 de mayo al igual que dos presuntos lideres de la organización de los Zetas y 11 personas más acusados de haber ayudado a la organización a lavar dinero.

Según documentos oficiales, los acusados lavaron 20 millones de dólares provenientes del narcotráfico desde 2008 en la industria de caballos de carrera de cuarto de milla.

Durante la audiencia de ayer en la corte de El Paso, un agente del FBI que entrevistó al acusado en el momento de su arresto testificó que éste había participado en una ocasión en una subasta cuando trabajaba al cuidado de estos caballos en la pista de carreras y casino de Ruidoso, Nuevo México, en donde se efectuó una redada la semana pasada.

El agente señaló que Ramírez habría testificado que conoció a las personas para las que participó en la subasta poco antes de la misma y que desconocía si el joven que ganaba 500 dólares a la semana cuidando caballos percibió algún dinero por ello.

De acuerdo con portavoces de la oficina del distrito oeste de Texas, de las 14 personas que fueron acusadas el pasado 12 de junio de lavado de dinero para la organización de los Zetas, siete se encuentran en custodia de las autoridades federales, cinco están fugitivas y dos han obtenido su libertad condicional.

El primero en obtener su libertad condicional fue Eusebio Huitrón, quien se declaró “no culpable” en una corte federal de Austin, Texas, tras pagar una fianza de 100 mil dólares.

Hasta el momento no ha sido fijada fecha para juicio en ninguno de los dos casos en los que los acusados han sido liberados bajo fianza.