Un coqueteo al electorado boricua

El Presidente Barack Obama aprovechó su visita a Lake Buena Vista para recordarle a los hispanos, especialmente a los puertorriqueños del centro de la Florida, que luchó por mantener en el puesto de embajadora de Estados Unidos en el Salvador a la boricua Marie Carmen Aponte, un tema que irritó a esta comunidad en los últimos meses.

El oscilante voto de los puertorriqueños en Florida es un sufragio muy codiciado por ambos partidos, por lo que mencionar a la abogada en el discurso, habría sido una movida predecible para terminar de convencer a este bloque del electorado y ganar su simpatía.

Los latinos representan el 13.1% de los votantes registrados en Florida, con unos 452,000 afiliados al Partido Republicano, 564,000 al Demócrata y unos 430,000 indecisos, en su mayoría puertorriqueños.

“Cuando el Senado se negó a confirmar a Marie, yo la envié a El Salvador de todas formas, porque sabía que ella haría una labor extraordinaria”, dijo Obama. “Me siento muy complacido de que el Senado finalmente la confirmó”.

Algunos de los que encabezaron una cruzada de indignación cuando senadores republicanos bloquearon su confirmación en dos ocasiones, se emocionaron hasta las lágrimas.

“El presidente ha demostrado su compromiso con los hispanos, primero con el nombramiento de Sonia Sotomayor , luego con Marie Carmen Aponte. Para nosotros los puertorriqueños es un motivo de orgullo y una gran victoria”, dijo Betsy Franceschini, directora de enlace hispano del Partido Demócrata de la Florida.

Después del discurso, Aponte se dirigió hacia la Universidad Politécnica de Puerto Rico, campus de Orlando, donde fue la invitada de honor para oficiar parte de una ceremonia de graduación. Ataviada con una toga, algunos graduados se le acercaron para expresarse orgullosos de su labor.

Otros que protestaron a favor de su confirmación llegaron al evento para compartir con ella y algunos la abrazaron.

“Mi enfoque ahora es mi trabajo en El Salvador. No voy a hablar de política, es momento de trascender”, dijo Aponte a La Opinión.

En el epicentro de la controversia estuvo el senador de Florida, Marco Rubio, quien también ofreció un discurso durante la vigésimo novena conferencia anual de la Asociación Nacional de Funcionarios Electos y Oficiales (NALEO).