Agente de la DEA mata a presunto narco en Honduras

El agente estadounidense trabajaba con la Policía Nacional hondureña.
Agente de la DEA mata a presunto narco en Honduras
El agente de la DEA abrió fuego luego de que el sospechoso sacara un arma de su funda.
Foto: Archivo

TEGUCIGALPA (AP) Un agente del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) mató a tiros a un presunto narcotraficante durante una redada efectuada cerca de un pequeño pueblo de Honduras, informaron ayer autoridades estadounidenses.

La portavoz de la DEA Dawn Dearden dijo que es la primera vez que un agente de la agencia antidrogas mata a alguien durante un operativo desde que hace varios años comenzó a enviarlos para acompañar a oficiales del orden locales en dichas labores en América Latina.

Stephen Posivak, portavoz de la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa, dijo que el agente estadounidense trabajaba con la Policía Nacional hondureña, que arrestó a otros cuatro sospechosos e incautó 360 kilogramos (792 libras) de cocaína durante la operación.

Posivak dijo que otras seis personas fueron arrestadas posteriormente por sospecha de ayudar en la operación de contrabando.

El vocero dijo que varias personas descargaban cocaína de un avión en una pista de aterrizaje remota poco después del mediodía cuando los policías llegaron en helicóptero. Dijo que el agente de la DEA abrió fuego luego de que el sospechoso sacara un arma de su funda.

El hombre murió en el mismo sitio. Tres de los hombres arrestados eran parte del personal de tierra, dijo Posivak, y el cuarto pilotaba la avioneta cargada con cocaína. Sus nacionalidades no son claras por el momento, agregó.

El operativo tuvo lugar en la misma región donde se efectuó otra maniobra similar el 11 de mayo en la que murieron cuatro pasajeros de un bote cuando desde helicópteros dispararon contra civiles. Funcionarios de la DEA dijeron que los agentes estadounidenses no usaron sus armas en esa ocasión.

Lucio Baquedano, alcalde de Ahuas, dijo que el incidente del sábado ocurrió a unos 20 kilómetros (12 millas) del área de Brus Laguna.

Los testimonios de los supervivientes de la operación del 11 de mayo señalaron entonces varias ráfagas de disparos desde los helicópteros como causa de la muerte de los fallecidos y sus testimonios se refieren también a la presencia de asesores norteamericanos sobre el terreno posteriormente al incidente.

La investigación local sobre el incidente sigue en marcha, según confirmó el alcalde Baquedano.

Explicó a The Associated Press que “ayer (sábado) se exhumaron los cadáveres para realizares la autopsia y así determinar el tipo de proyectiles que los mataron”.

A la zona de los hechos, una de las más aisladas y pobres de Honduras, repleta de bosques y pantanos, sólo se puede acceder por aire.

Baquedano explicó que entre las localidades de Ahuas y Brus Laguna ha podido contar “al menos 11 pistas de aterrizaje”.

El alcalde también confirmó que “a diferencia de los eventos del 11 de mayo, en esta ocasión ningún habitante de Ahuas se vio implicado en el incidente”.

El portavoz del Ministerio de Seguridad de Honduras, Iván Mejía, dijo que “ya se ha enviado una comisión de investigación al lugar formada por miembros de la policía, un juez, un fiscal y médicos forenses”.

Posivak también declaró que “el gobierno de los Estados Unidos felicita al gobierno hondureño por una operación exitosa y considera desafortunado que haya resultado muerta una persona”. Agregó que “es muy importante que en menos de 24 horas las autoridades hondureñas han enviado una comisión de investigación a la zona”.

El Departamento de Estado dice que el 79% de los vuelos de transporte de cocaína que atraviesan América Central tienen su primera parada en Honduras y que los Estados Unidos cooperan con el ejército de Honduras para detener el tráfico.

En 2011, con ayuda de los Estados Unidos, el gobierno hondureño decomisó más de 22 toneladas de cocaína en Honduras y sus aguas territoriales, cuatro veces más que en 2011, según el Departamento de Estado.

Dana Frank, historiadora de la Universidad de California, Santa Cruz, que ha criticado la implicación de los Estados en Honduras, piensa que el incidente reafirma sus preocupaciones.

“Los agentes de la DEA colaboran con la policía hondureña, de la que se conoce su corrupción”, dijo. “Obviamente necesitamos una investigación independiente de este incidente y del anterior”.