El River vuelve a Primera

El club pasa 363 días en Nacional B en 111 años de su rica historia
El River vuelve a Primera
David Trezeguet (izq.) es abrazado por Rogelio Funes luego de anotar el primer gol sobre el Almirante Brown para sellar el ascenso.
Foto: AP

BUENOS AIRES, Argentina (NTX/EFE).- Con dos goles de David Trezeguet, River Plate derrotó 2-0 al Almirante Brown para proclamarse campeón de la Nacional B y firmar, así, su pronto regreso al máximo circuito del futbol argentino.

Trezeguet inició la fiesta en el Monumental al 49′ y al 88′ sentenció el partido de la fecha 38, última del torneo de la Segunda División, para celebrar el campeonato y el ascenso.

Con la victoria, River retuvo el liderato al acabar con 73 puntos, uno más que Quilmes (72), que cumplió y le ganó 2-0 a Guillermo Brown, lamentablemente, no dependía de sí mismo para consagrarse, aunque sí consiguió su ascenso directo.

Sin duda fue un título sufrido, los nervios parecieron traicionar a las “gallinas” ante un modesto Almirante que terminó octavo general con 55 unidades.

El cuadro “millonario”, que siempre se mantuvo en los primeros dos sitios de la tabla, inició el encuentro muy flojo y aunque retuvo el esférico por más tiempo que su rival tampoco generó peligro alguno.

El conjunto visitante, por su parte, se mantuvo bien ordenado atrás y a la espera del contragolpe, justamente con esta estrategia, le complicó la vida a la zaga de casa.

Para el complemento, River cambió completamente la cara, pareció ser que entendieron lo que estaba en juego y sin duda los 11 elementos mejoraron su rendimiento, para que al 49′ abrieran el marcador.

Trezeguet y Funes Mori realizaron una buena combinación y el delantero franco-argentino definió con la pierna izquierda.

A partir de entonces, el equipo se convirtió en protagonista para algarabía de la afición que ya veía al club de sus amores de vuelta en Primera.

“Treze” pudo darle mayor tranquilidad a los suyos al 84′, sin embargo, falló un penal, aunque no tardó en sacarse la espinita, ya que cinco minutos después no perdonó dentro del área para sentenciar el choque.

De esta manera y 363 días despues, River Plate, que en 2011 sufrió el primer descenso en su historia de 111 años y es uno de los clubes más populares del país junto con Boca Juniors, regresó a la Primera División, torneo que ha ganado en 33 ocasiones.

“En menos de un año lo pusimos a River en el que lugar donde tiene que estar”, comentó el técnico de los “Millonarios”, Matías Almeyda.

“Les agradezco a los hinchas, que llenaron todos los estadios. Sé que volveremos a ser uno de los más grandes del mundo”, agregó.

Instituto (70 puntos) y Rosario (69), los otros equipos que tenían posibilidades de conseguir el ascenso directo, perdieron ante Ferro (3-0) y Desamparados (3-2), respectivamente, por lo que ahora se jugarán el ascenso en la Promoción contra dos clubes de Primera.

Hace casi un año, David Trezeguet fue testigo del descenso del equipo de sus amores en la tribuna del estadio Monumental, de Buenos Aires.

Pero una temporada después el futbolista francés de ascendencia argentina fue el artífice con dos goles del regreso del River.

“Hoy [ayer] cumplimos con el objetivo de regresar a River donde se merece, la Primera División. Estoy muy feliz por poder haber contribuido para conseguir la meta”, declaró el cañonero tras consumar el ascenso.

Con 13 goles convertidos, Trezeguet se transformó en el baluarte de este conjunto que por los malos resultados y las decisiones polémicas de sus directivos se vio obligado a transitar durante una campaña en la Segunda División.

Con apenas 17 partidos disputados con la camiseta de River entre torneo Clausura y Copa Argentina, el exjugador del Mónaco francés, el Juventus italiano y del Hércules español se retiró ayer ovacionado del Estadio Monumental.

Campeón del Mundo en 1998 y ganador de la Eurocopa 2000 con Francia, el nacido en la ciudad de Ruan sumó ayer el octavo título a su carrera profesional.

Pero, sin duda, ayer en el Monumental vivió su día más alegre con dos goles de su factura y hasta se dio el lujo de que el guardameta de Almirante Brown, César Monasterio, ahogara su grito de gol a la hora de despachar un penalti.

Alrededor de la web