Medicina al día: Prueba del antígeno prostático

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (formado por un grupo independiente de expertos médicos en la prevención y en la medicina basada en la evidencia) recientemente recomendó que no se utilice la prueba sanguínea del antígeno prostático específico (APE) en los hombres para la detección del cáncer de próstata, argumentando que la prueba de APE (recomendada a la mayoría de los hombres a partir de los 50 años) resulta en un diagnóstico excesivo de cáncer de próstata y en tratamientos innecesarios que pueden dejar a los hombres impotentes e incontinentes. Y desde luego, el debate no se hizo esperar.

Los oncólogos (expertos en cáncer) así como los urólogos tienen un punto de vista diferente a la recomendación del panel, que entre otras cosas piensan, que interfiere con la decisión individual entre el médico y su paciente en cuanto a la utilización de la prueba ya que mencionan que les ha salvado la vida la varias personas, y reconocen que los seguros de salud probablemente consideren esto para cambiar la cobertura de esta prueba.

Este año, unos 28.000 hombres estadounidenses morirán de cáncer de próstata, el segundo tipo de cáncer más común entre los hombres (según indican las cifras del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos).

A pesar de la alta tasa de falsos positivos de la prueba del APE y sus efectos secundarios negativos, no existe hasta el momento ninguna otra prueba confiable para detectar el cáncer de próstata.

¿No ha dormido bien recientemente? Pruebe lo siguiente: entre el atardecer y la hora de irse a la cama, mantenga las luces en casa a un nivel tenue.

La luz suave estimula la producción de melatonina, la hormona que induce al sueño, hasta 90 minutos antes que si deja las luces a un nivel intenso.

Los investigadores estiman que los niveles más altos de melatonina reducen el riesgo de sufrir insomnio, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.