Ortiz, directo al hospital

López le rompe la mandíbula y conquista título welter CMB
Ortiz, directo al hospital
Lucas Matthysse celebra tras derrotar a 'Zorrita' Soto.
Foto: AP

En una pelea que pasará a la historia como una de las grandes sorpresas en la historia reciente del boxeo, Josesito López ganó ayer el título de peso welter del Consejo Mundial de Boxeo al vencer por nocaut técnico en el noveno round a Víctor Ortiz en el Staples Center.

La esquina de “Vicious” paró la pelea antes de iniciar el décimo asalto al percatarse que su pupilo tenía la mandíbula rota.

Ante tal decisión, el estupor que en un inicio invadió a los asistentes que llenaron el Staples Center, se convirtió después en un canto de aprecio a un peleador al que no se le daba ninguna oportunidad de ganar.

“Lóoooopez… Lóoooopez… Lóooopez”, fue como la gente despidió del ring al nuevo monarca welter.

La pelea fue electrizante desde un inicio, ya que ambos peleadores se olvidaron del arte de defender y emprendieron una batalla de golpes salvajes arriba del cuadrilátero.

López, quien parecía ser solamente un escalón más para que Ortiz peleara en septiembre contra Saúl “Canelo” Álvarez, terminó por ganarse la admiración de los aficionados.

Mostrando gallardía y confianza en sus aptitudes físicas, López se encargó de cumplir su promesa de tirarle el negocio a Ortiz, y a su representante, Óscar de la Hoya, en relación a la pelea contra “Canelo”.

“Sabía que tenía que dar la pelea de mi vida y lo hice, soy un verdadero hombre, se los advertí, le dije a la gente que sacudiría al mundo del boxeo y así lo hice”, dijo López.

“Tengo un corazón muy grande y Víctor no lo tiene”, sentenció el nuevo campeón, quien puso su marca personal en 30 victorias, 17 por nocaut, y cuatro derrotas.

Ortiz explicó cómo se suscitó el golpe que lo aleja de su sueño de pelear en septiembre contra “Canelo” Álvarez: “Tenía la boca abierta, López me conectó y me destrozó la mandíbula, en realidad lo hizo”

El de Ventura, California ahora tiene un récord de 29 victorias 4 derrotas y 3 empates.

En el quinto episodio, Ortizcreó gran controversia cuando golpeó a López en la nuca.

El réferi se vio en la necesidad de parar la pelea por un par de minutos, mientras López trataba de recuperarse de tal marrullería.

Desde la tribuna, el representante de López y otros integrantes de su equipo, le pedían a su boxeador que ya no continuara para forzar la suspensión del combate.

“Claro que no iba a parar, sólo necesitaba unos minutos para recuperarme, yo no soy un cobarde como Ortiz, yo sabía que podía ganar la pelea si continuaba en ella”, dijo López.

Richard Shaffer, de Golden Boy Promotions, dijo que Ortiz ya no entra en los planes para pelear en septiembre contra el “Canelo”.

“Está fuera, Ortiz no puede pelear con ‘Canelo’, perdió su oportunidad y además terminó con la mandíbula rota”, apuntó Shaffer.

El empresario dijo que la pelea de septiembre sigue en pie y que bien podría ser López el que enfrente al pelirrojo de Jalisco, que ayer presenció el histórico combate.

“Estoy listo para el Canelo y para quien sea”, afirmó López.

Al terminar la pelea, Ortiz fue transportado en ambulancia al hospital para ser evaluado por los médicos y saber cuál será el camino a seguir en cuanto a su recuperación.

El mexicano Humberto “Zorrita” Soto tendrá que dejar para mejor oportunidad su ingreso al selecto círculo de peleadores con al menos 60 victorias después de que ayer perdió por nocaut técnico en el quinto asalto ante el argentino Lucas Matthysse.

Siendo un artista del tatuaje en su tiempo libre, Matthysse dejó marcado el poderío de sus golpes en el rostro y cuerpo de Soto que visitó la lona en los últimos segundos del quinto round.

El réferi de la pelea aplicó al mexicano la cuenta de protección mientras la campana anunciaba el final del episodio.

Soto se puso de pie, caminó a su esquina y fue ahí donde su manejador, Rómulo Quirarte Jr., señaló a los jueces que su pupilo ya no estaba en condiciones de continuar.

Con la victoria de ayer en el Staples Center, Matthysse obtuvo el título Continental de las Américas de peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo.

“Es una alegría muy grande vencer a un boxeador que ha sido campeón del mundo en tres ocasiones pero hoy [ayer] yo fui el mejor sobre el ring”, dijo el argentino que puso su récord en 31 ganados, 29 por nocaut, y dos derrotas.

A ritmo de corrido mexicano y la gritería de la fanaticada azteca, Soto subió al ring donde no pudo, ni supo, controlar la explosividad y fortaleza de su rival en turno.

A partir del tercer round, el “Zorrita” ya escupía sangre y su amargo final se veía venir conforme su adversario lo dilapidaba golpe a golpe.

Una combinación al rostro y el cuerpo en el quinto episodio mandó al originario de Los Mochis a la lona para de esta manera sufrir la octava derrota de su carrera que incluye 59 victorias y dos empates.

“No estoy acabado, esto no es el final de mi carrera”, comentó el mexicano inmediatamente después del combate.