Medallista de alto kilate

Brenda Villa va a JO con el equipo de polo acuático de EEUU
Medallista de alto kilate
Brenda Villa, al lado de su mamá Rosario, presume las 3 medallas olímpicas que ha conseguido; va por el oro a Londres.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Ha conseguido tantas medallas, que cualquiera diría que Brenda Villa ya completó su cuota.

Pero no es así. La extraordinaria atleta mexicoamericana se ha trazado una nueva meta: ganar el oro en Londres 2012.

Brenda, ahora de 32 años, pero con el ímpetu de una juventud que aún preserva, acude a su cuarta olimpiada siempre como miembro prominente del equipo de polo acuático de Estados Unidos.

“Nos vamos a Londres el 22 de julio dispuestos a traer oro”, dijo Brenda en conferencia telefónica con La Opinión.

La extraordinaria atleta nacida en City of Commerce, de padres mexicanos, mide las posibilidades y concluye que el oro está al alcance de su equipo en los Juegos Olímpicos que arrancan el 27 de julio.

“Las medallas doradas han sido nuestro desafío de siempre. Vamos con mucha más experiencia. Tenemos el talento necesario para ganarlas. Hemos trabajado mucho y seguimos haciéndolo”, agregó.

Brenda emprende el camino hacia la capital británica más que motivada, sobretodo por la despedida que se le brindó ayer en un conocido establecimiento de la ciudad de Montebello.

“Esta despedida es algo especial para mí. Pero más bien es un reconocimiento a mi madre porque fue y sigue siendo mi inspiración”, manifiesta.

Al caluroso adiós del que fue objeto Brenda se une su rico historial como miembro del equipo estadounidense de waterpolo.

Ella ha sido pieza fundamental en los siete títulos en campeonatos mundiales y medallista en los Juegos Olímpicos de Beijing, Atenas y Sidney.

Tiene en su haber 3 medallas olímpicas: dos de plata y una de bronce. Sólo falta la de oro y puede estar esperándole en Londres.

“Tenemos confianza. Son años de trabajo y experiencia acumulada. Creo que ha llegado la hora que hemos esperado toda una vida”, subrayó.

Tal como los miles de mexicanos, los padres de Brenda emigraron a EEUU en los años 70 buscando una vida mejor.

Entonces, sus amigos y familiares se preguntan: “¿cómo una jovencita originaria de un país donde impera el futbol se haya inclinado por un deporte casi desconocido en México?

Brenda Villa recuerda cómo desde que sus hermanos y ella tuvieron uso de razón le echaban porras a las Chivas, el equipo favorito de sus padres Rosario y Cruz, nacidos en Tecalitlán, Jalisco, y Tepic, Nayarit, respectivamente. “Son Chivas de corazón”, dijo riéndose la atleta.

“Creo que fue una mera coincidencia, una casualidad. Frente a mi casa había una alberca y daban clase de natación”, rememoró.

“Mi madre quería que sus hijos aprovecharan los programas de la ciudad para aprender a nadar. Mi hermano mayor entró a jugar waterpolo y me gustó. Ahí comenzó toda esta historia linda para mí y sobretodo para mi madre”, añadió.

Además de subir al podio en Londres, pero con la medalla de oro en el pecho, Brenda enfrenta un desafío que ella misma se ha impuesto: ayudar a su comunidad con programas deportivos.

Esta medallista de altos kilates quiere dar lecciones de natación y polo a personas de bajo ingresos, tal como lo hizo en la bahía del norte de California en sus años como profesora en la Universidad de Stanford. Fue cofundadora del Proyecto 20-20, aún vigente en esa zona.

“La ciudad me dio la oportunidad y yo quiero corresponder ayudando a los jóvenes que aspiran a desarrollarse deportivamente. Creo que es una manera de devolver el favor que mi ciudad [Commerce] me entregó”, manifestó.

Brenda ya abrió esa loable brecha en Menlo Park y Palo Alto, California, y con la ayuda del Comité Olímpico de Estados Unidos pretende extender un programa deportivo amplio haciendo énfasis en las jóvenes y niñas de esas comunidades porque ha notado las limitaciones de los actuales.

“Disfruto mucho y me encanta compartir con las jovencitas y jóvenes lo poco que sé. Creo que es una responsabilidad”, concluyó.

?>