Primera Dama de Uruguay defiende legalizar marihuana

"Le estamos sacando de la mano a mucha gente mafiosa un negocio muy bueno”, dijo
Primera Dama de Uruguay defiende legalizar marihuana
La iniciativa bajo estudio en Uruguay estipula que la venta de marihuana estará prohibida para menores de 18 años y para extranjeros.
Foto: Archivo

Buenos Aires, 25 Jun – La senadora y primera dama de Uruguay, Lucía Topolansky, defendió hoy el proyecto de legalización de la marihuana presentado por el gobierno que ya desató un debate internacional.

“Miramos el drama mexicano, el drama centroamericano, percibimos ese horror y no queremos ese escenario en los países del sur”, afirmó a una radio argentina la esposa del presidente José Mujica.

Topolansky explicó que para elaborar el proyecto se analizaron las “consecuencias nefastas” que tuvo la aplicación de la Ley Seca en Estados Unidos en la década de los años 1920.

“Partimos de la base que una sustancia de ese tipo (la marihuana) puede tener una legalidad controlada por el Estado, ya que le estamos sacando de la mano a mucha gente mafiosa un negocio muy bueno”, dijo.

La senadora subrayó que todas las drogas restantes se mantendrán prohibidas, además de que se reforzarán las penas por la venta de la “pasta base”, que es la basura de la cocaína.

“La gente que consume un porro o cinco por semana, tiene que cometer un acto ilegal porque su venta no está autorizada, y van a la misma boca de venta que vende otras drogas, lo que inicia una cadena difícil de romper”, evaluó.

También reconoció que al Estado uruguayo le interesa transparentar este problema social porque “no podemos ser tan cínicos”, ya que en ese país, como en muchos otros, se consumen drogas.

Mujica envió la semana pasada al Congreso un proyecto que prevé que el gobierno generará redes de distribución, elaborará un registro de consumidores y establecerá el precio de los cigarrillos de marihuana.

Además, el Estado se hará cargo de la venta de marihuana y legalizará así parte del mercado de estupefacientes, con lo que espera arrebatarles un importante margen de ganancia a los narcotraficantes.

La iniciativa prevé que el gobierno habilitará ciertos comercios expendedores de cigarrillos de marihuana, los cuales no serán de venta libre, pues estarán prohibidos para menores de 18 años y para extranjeros.

Además, la calidad de la droga será certificada por el Estado y se establecerá un máximo de cigarrillos por consumidor, ya que aquellos que se excedan deberán someterse a tratamientos de rehabilitación.