‘Octojam’ conduce a demoras

Ayer fue el primer día laboral desde el cierre de las primeras dos rampas de la autopista 405, también conocido como Rampture, Octojam o RampJam, y definitivamente se hizo sentir entre los conductores
‘Octojam’ conduce a demoras
Ayer, en la rampa Wilshire y la autopista 405.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Ayer fue el primer día laboral desde el cierre de las primeras dos rampas de la autopista 405, también conocido como Rampture, Octojam o RampJam, y definitivamente se hizo sentir entre los conductores que utilizan esa ruta para llegar a sus trabajos.

“Estuve parada 20 minutos en la salida de Santa Mónica y supongo que esta noche, cuando salga de trabajar, va a ser igual”, dijo Henriet Anrikhnian, del salón de belleza Vinita, en el bulevar Westwood.

Kasey Shuda, oficial de relaciones comunitarias de Metro, advirtió que la primera semana sería la peor debido a que el suceso tomaría a algunos conductores por sorpresa. No obstante, confió en que para la segunda semana ya muchos estarían advertidos y utilizarían rutas alternativas o calcularían mejor el tiempo de demora.

Kim Williams fue una de las personas que planeó con anticipación una ruta alternativa.

“Usé la salida del bulevar Sepulveda, que aunque estaba un poco congestionada, no estuvo mal”, señaló Williams. “Lo que sí, es que la alternativa de venir por las calles toma mucho más tiempo por los semáforos”. Agregó que a partir de ahora tendrá que salir más temprano para poder llegar a las 8:00 a.m. a su oficina.

Las dos rampas permanecerán cerradas tres meses, durante su demolición y reconstrucción. Una vez finalizada esta primera etapa, se cerrarán consecutivamente otras seis rampas, dos a la vez, hasta terminar el proyecto, lo cual se proyecta para 2013.

“Ya que van a ampliar la autopista, sería mejor que pongan un tren en el medio”, opinó Aurelio Navarro, analista y programador de universidad UCLA, cuyas oficinas se encuentran a pocas cuadras de la salida de la autopista. “Este arreglo que están haciendo no va a servir para nada. La gente está cansada de pasarse horas detrás del volante. Un tren sería más efectivo y mucho mejor para el medio ambiente”.

A pesar de que los carteles y señales de desvíos son claros y que Metro y Caltrans (responsables por el proyecto) anunciaron los cierres con anticipación, la mayoría de los encuestados en la zona dijeron sentirse frustrados. Algunos empleadores, como Nicole Mikolajwski, del negocio de mascotas Judy, dijo que le había tenido que cambiar el horario a su empleada para evitar las horas pico.

“Fue horrendo”, dijo Alex Duran, empleado en uno de los edificios de la esquina de los bulevares Wilshire y Westwood. “El que no conoce bien el área y se sale de la autopista, se pierde porque por aquí todas las calles son curvas”.

Dave Sotero ,vocero de la Autoridad Metropolitana de Transporte del Condado de Los Ángeles (Metro), opinó que el “Octojam” es una buena oportunidad para encontrar maneras alternativas de llegar al trabajo, ya sea usando transporte público o coordinando con otros conductores que recorran el mismo camino. Además recomendó usar el sitio de Metro.net para actualizaciones sobre la construcción, cierre de rampas y rutas alternativas.

El proyecto, cuyo costo asciende a mil millones de dólares, incluye la demolición y reconstrucción de las rampas de Wilshire y la construcción de 10 millas de carpool en la autopista 405, con dirección norte, en el sector comprendido entre las autopistas 10 y 101.