Quitan límite en donaciones

Ahora las corporaciones y los sindicatos podrán invertir con ciertas libertades
Quitan límite en donaciones

WASHINGTON, D. C.- “Si las cosas continúan como hasta ahora, me convertiré en el primer Presidente en la historia moderna que es sobrepasado en fondos de campaña por la reelección”, mencionó Barack Obama en un mensaje enviado a sus seguidores.

El mandatario está empujando al máximo a sus donantes, pero esto probablemente no sea suficiente para hacer frente a las olas de dinero que entrarán a través de los Super PAC, creados después del fallo de la Corte Suprema, conocido como “Citizens United”. Este permite que por primera vez corporaciones y sindicatos inviertan sumas de dinero ilimitadas en su apoyo a un candidato -lo que se destina, en general, a avisos publicitarios-.

Se trata de un fenómeno que llegó para quedarse, considerando que el pasado lunes el máximo tribunal afirmó el derecho de las corporaciones a involucrarse en el financiamiento político a través del caso American Tradition Partnership, Inc. v. Bullock.

La corte suprema de Montana había prohibido que las corporaciones gastaran sus recursos en campañas políticas amparándose en una ley sobre votantes creada en 1912.

No obstante, por una mayoría de cinco contra cuatro, la Corte Suprema revirtió el fallo y, de paso, reafirmó su postura sobre este tema. Sin una revisión a gran escala ni audiencias públicas, el tribunal dio su veredicto y anuló el dictamen de Montana.

El motivo fue su oposición directa al fallo “Citizen United”, emitido en 2010. Los jueces en la minoría -de tendencia liberal- afirmaron que la mayoría en el tribunal no estaba lista para darle un nuevo vistazo a la decisión, incluso en este caso, donde “la corte de mayor autoridad del estado encontró que existe una historia de influencia corporativa corrupta en su vida política”.

“Estoy muy decepcionado con la decisión de la Corte Suprema […] esto pone una alfombra roja a grandes donaciones corporativas secretas, ilimitadas, que influencian las elecciones en todo nivel”, declaró el senador Robert Menéndez (D-NJ).

“Los estadounidenses están presenciando los efectos dañinos de ‘Citizens United’ en los gastos interminables y no revelados de avisos políticos. La decisión ignora esta realidad y niega las consecuencias para nuestra democracia”, dijo la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA).

Según el analista del Centro para una Política Responsable, Bob Biersack, es claro que la intención con que el tribunal supremo tomó el caso fue para darle mayor fuerza y reafirmar el veredicto de “Citizens United”.

“En términos de acciones legales, la única forma de revertir un fallo como este sería que la Corte Suprema cambiara su balance entre los jueces liberales y conservadores, que están en ejercicio”, explicó.

“Algunas corporaciones declaran cuanto dinero están donando y a que entidades. Pero otras no, y es ahí donde está el problema. No hay como calcular la proporción de fondos que se están recibiendo”, agregó.

Por ahora, en el Congreso descansa el proyecto de ley DISCLOSE Act, que obligaría a grupos activos políticamente a entregar una lista de sus principales donantes. Sin embargo, a pesar de las críticas, la iniciativa no ha logrado avances.