Stockton cerca de la bancarrota

Falla la mediación con los acreedores, lo que significa que la ciudad se convertirá en la más grande del país en declararse en quiebra.
Stockton cerca  de la bancarrota
La alcaldesa Ann Johnston, habla de posible bancarrota.
Foto: AP

STOCKTON (AP) – Funcionarios en Stockton, dicen ha fallado la mediación con los acreedores, lo que significa que la ciudad está directa a convertirse en la ciudad estadounidense más grande en declararse en quiebra.

El Administrador de la ciudad, Bob Deis, dijo ayer que fueron incapaces de llegar a un acuerdo para reestructurar los cientos de millones de dólares de deuda bajo una nueva ley estatal diseñada para ayudar a los municipios a evitar la bancarrota.

“Pensamos que el capítulo 9 de protección es la única opción que queda. Si no llegamos a ningún acuerdo, aquellos serán honrados en el capítulo 9”, dijo Deis.

El Consejo debía votar posteriormente un presupuesto especial de bancarrota para tapar el déficit de anticipado $26 millones del año próximo.

La alcaldesa Ann Johnston había adelantado esa probabilidad.

Durante los últimos tres años, las autoridades de la ciudad que resultó duramente golpeada por el colapso del mercado inmobiliario lidiaron con un déficit de 90 millones de dólares mediante una serie de recortes drásticos.

Eliminaron un cuarto de los agentes de policía de la ciudad, un tercio del personal de bomberos y 40% del total de los demás empleados. También recortaron salarios y beneficios médicos.

Para cubrir el déficit presupuestario de 26 millones de dólares que se anticipa para el año que viene , la propuesta de presupuesto que se considerará, suspendería los pagos de deudas y reclamos legales, reduciría los pagos de beneficios médicos a jubilados, impondría más recortes a pagos y beneficios, y aumentaría las ganancias mediante la aplicación del código y las citaciones por estacionamiento.

La propuesta no incluye reducciones importantes de servicios, señaló Bob Deis, encargado del municipio.

“El objetivo de solicitar la quiebra según el Capítulo 9 es evitar una situación de caos sin control”, dijo Deis anteriormente. “La bancarrota equivale a un botón de pausa. Controla los servicios y brinda una estructura para no tener una infinidad de demandas”.

La solicitud formal de bancarrota podría llevarse a cabo a partir del miércoles.

Las autoridades de la ciudad indicaron que la ciudad portuaria de 290,000 habitantes ubicada en el Valle Central no tenía otra opción. Durante los últimos años, miles de nuevas viviendas emergieron en Stockton como parte de un auge inmobiliario de los suburbios que atrajo a compradores de la zona de la Bahía de San Francisco y más allá.

Cuando la economía entró en crisis y explotó la burbuja inmobiliaria, Stockton fue golpeada por las ejecuciones hipotecarias y perdió los ingresos provenientes de los impuestos sobre la propiedad y otras tarifas.

Los contratos laborales de varios años de los trabajadores municipales que implicaban un aumento en los costos y los generosos planes de jubilación constituían una carga adicional.

Además, las costosas inversiones de la ciudad, un paseo marítimo, un estadio y un hotel, no lograron producir un beneficio económico.

La ciudad también tiene altos índices de criminalidad y desempleo. En dos ocasiones ocupó el primer lugar en la lista de las “ciudades más desdichadas de Estados Unidos” de la revista Forbes.

Si la ciudad se declara en bancarrota, las autoridades conservarían el poder sobre las operaciones diarias y el personal municipal, pero un juez tomaría el control de todas las decisiones con respecto a las deudas de la ciudad, indicó Robert Benedetti, profesor de ciencias políticas de la Universidad del Pacífico en Stockton.

El juez decidiría a qué acreedores se pagará.

Él daría los permisos para efectuar los gastos para que la ciudad funcione y las autoridades municipales decidirían cómo gastar el dinero.

“Una de las razones por las que una ciudad podría querer transitar la vía de la bancarrota es que no quiere lidiar con una situación en donde se deban pagar las deudas y se tenga que cerrar el departamento de policía o el departamento de bomberos”, dijo Benedetti. “Solicitar la quiebra según el Capítulo 11 significa que se le pide al tribunal que proteja a la ciudad de las personas a las que debe dinero”.

Si un juez aprueba un plan de bancarrota, el dinero para pagar a los acreedores provendría del fondo general de Stockton que principalmente paga la seguridad pública, incluyendo la protección de la policía y los bomberos.

Los expertos señalan que la solicitud de quiebra, si bien protege a la ciudad de la catástrofe en el corto plazo, no debería considerarse como una panacea para Stockton.

“La bancarrota no se llevará los problemas financieros subyacentes de Stockton, entre los cuales se encuentran la economía, la alta tasa de desempleo y el alto índice de ejecuciones hipotecarias”, afirmó Benedetti. “Llevará años salir de eso”.

Stockton fue la primera ciudad en probar la nueva ley estatal de mediación, el proyecto de ley 506, que tiene menos de seis meses.

Conforme a la ley, las municipalidades que estén considerando declararse en bancarrota primero deben negociar con sus acreedores a puertas cerradas durante un máximo de tres meses con el objetivo de saldar las deudas sin solicitar la protección bajo el Capítulo 11.

Si la ciudad es capaz de alcanzar un acuerdo a través de la mediación, indicó Deis, los miembros del Concejo Municipal podrían modificar el presupuesto para reflejar el acuerdo, o podrían adoptar el presupuesto y regresar en julio a modificarlo.

Las autoridades afirmaron que son optimistas, aún en caso de que decidan solicitar la bancarrota. Ellos señalan a Vallejo, una ciudad más pequeña de California que solicitó la protección bajo el Capítulo 11 en 2008 y salió de la quiebra el año pasado.

“Vallejo es más eficiente, más inteligente y cuenta con la confianza de sus ciudadanos”, dijo Deis. “Creo que en Stockton sucederá lo mismo”.

Benedetti señaló que Stockton tiene algunos puntos a favor para eso: una ubicación excelente, un puerto interior exitoso y una buena universidad.

“Tiene algunos recursos económicos prometedores, de modo que no todo es tan gris”, dijo.