Camino del ‘Panteón’

Panteón Rococó, que forma parte del nuevo Latin Alternative Fest en el House of Blues, lanzará pronto su nuevo álbum, `Ni carne ni perscado'
Camino del ‘Panteón’
Panteón Rococó.
Foto: Marcos Ferro

Casi desde su creación, Panteón Rococó no sólo dejó clara su ideología musical, sino también sus principios sociales.

A 17 años de su fundación, la banda mexicana de ska -que hace mezclas musicales con un poco de todo-, sigue en las andadas y más activa que nunca con Ni carne ni pescado, el nuevo disco que presentarán el sábado a sus fans de Los Ángeles, durante el Latin Alternative Fest en el House of Blues de Hollywood.

“Estamos de regreso y tenemos nuevo show”, comentó el bajista de la banda, Darío Espinosa.

La banda regresó al estudio para grabar un disco que incluye temas inéditos, algunos covers y varias mezclas de ritmos -como es su estilo-, al tiempo que sacan a relucir la situación socio-política de México -como es común en ellos-, con el tema Hostilidad.

“Con ella hacemos una invitación a la gente a no dormirse y a sacar todo lo que tengan que

sacar si no están conformes”, describió Espinosa, durante una conversación telefónica con La Vibra desde Ciudad de México.

Panteón Rococó ha sido un grupo que desde el inicio manifestó sus desacuerdos sociales. En 2002, con su disco Compañeros musicales, la banda alzó bandera en favor del movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que buscaba garantías sociales y humanas con los indígenas de Chiapas.

Dos semanas antes de las elecciones presidenciales en México, la banda regresó al escenario con un nuevo disco y ahora ofreciendo su apoyo al movimiento ciudadano Yosoy132.

“Nos sentimos muy identificados con los chavos”, señaló el bajista. “Nosotros nacimos en un movimiento similar y apoyamos esas manifestaciones porque los jóvenes ya se habían tardado en manifestarse”.

Luego de dos años, la banda entró a los estudios para la grabación de este último álbum -producido por Jorge “La Chiquis” Amaro, quien forma el dueto Jotdog- que, Espinosa dice, es “un disco tributo”.

“Como nadie nos hacía el tributo, nosotros decidimos hacerlo. Invitamos a varios y por eso hay muchos acompañamientos”.

El álbum aún no ha salido al mercado y la razón es porque, según el músico, les falta obtener la autorización para obtener los derechos de algunos de los covers que incluyeron.

Sin embargo ya se ha comenzado a escuchar su primer sencillo Quiero bailar contigo.

Aunque Panteón Rococó tiene muchos seguidores en México, en EEUU y Europa, la agrupación dice Espinosa, sigue “picando piedra”.

“Nosotros siempre pensamos que aún nos falta mucho por lograr”, explicó. “Todavía tenemos que llegar a picar piedra en muchos lugares y es como volver a empezar”.

Por eso la organización del Latin Alternative Fest, una oportunidad no sólo para grupos que siguen en el underground sino para bandas como la mexicana, que forman parte de un género musical poco comercializado.

“La idea [del festival] es crear plataformas de promoción para nuevas bandas, específicamente en el mundo independiente, que son géneros que no se escuchan en las radiodifusoras”, explicó Manuel Morán, productor del festival. “Aunque estas bandas tienen su público gracias a la internet”.

Morán comentó que tiene planes para que, cada año, este festival crezca por dos o tres días y poder presentar de 50 a 75 bandas.

“No estamos buscando [un evento] masivo. Estamos buscando exponer la nueva música, lo que está en desarrollo”, argumentó Morán.