Diseñador Ángel Sánchez no morirá sin vestir a Jennifer López

El modisto venezolano celebra 25 años en la moda cargado de proyectos

Nueva York – El venezolano Ángel Sánchez celebra sus 25 años en la moda agradecido por una carrera que le sitúa como uno de los diseñadores latinoamericanos más conocidos en EE.UU., y con retos futuros como vestir a la “diva del Bronx”, Jennifer López.

“A la moda le agradezco el crecimiento. Me ha dado la oportunidad de viajar, de crecer y evolucionar intelectualmente”, dijo el diseñador durante una entrevista con Efe en su estudio de Manhattan y rodeado de sus más recientes colecciones.

Cuando Sánchez, que dejó a un lado la arquitectura por el diseño, pasa revista a las dos décadas que han cambiado su vida. La palabra evolución es una constante y la que asegura mejor describe el momento en que tomó la decisión “más difícil”, que fue dejar Venezuela y una carrera de 12 años para probar suerte en Nueva York, la meca de la moda en EE.UU.

“Haber salido de mi país fue la decisión más difícil, pero también la que más satisfacción me ha dado, aunque suene contradictorio. Fue una prueba de fuego para decidir qué tan bueno era como diseñador. Aquí nadie me conocía”, recordó el prestigioso diseñador, al tiempo que reconoció que ese inicio “fue muy duro”.

Sánchez, que en 1987 se afincó y estableció su firma en Nueva York, aseguró a Efe que “una de las mayores satisfacciones fue haber podido aguantar esa prueba de fuego”.

“Creo que ha sido uno de mis mejores aciertos. Lo que soy, se lo debo a esos primeros doce años, a esos clientes en Venezuela. Se sintió el apoyo que me han dado”, argumentó Sánchez.

El diseñador, que cuenta entre sus clientas con Sandra Bullock o América Ferrara, regresó recientemente a las pasarelas de su país tras ocho años alejado de ellas, y lo hizo para celebrar con los suyos, incluida su madre, que también es modista, ese cuarto de siglo en la industria de la moda.

Entre los planes del venezolano de cara a otros 25 años, a los que mira con optimismo, está retornar a la pasarela oficial de la moda de la Gran Manzana, que desde 2010 se celebra en el centro Lincoln de Manhattan.

“Lo más lindo de estos años es que siento que todavía soy joven en términos conceptuales de lo que es mi trabajo. Creo que lo más importante del mundo de la moda es mantenerse vigente y actualizar tu punto de vista. No quiero repetir lo que hice en el pasado, sería frustrante, aburrido. Sería no evolución”, afirmó.

El venezolano, que en 1999 ingresó en el prestigioso Consejo de Diseñadores de EE.UU. (CFDA, por su sigla en inglés) y que ha vestido de novia a Eva Longoria, Roselyn Sánchez y Sandra Bullock, afirma que tras estas dos últimas décadas ya es el momento de pasar la página para dar paso a nuevos proyectos.

“En los próximos 25 años tengo que vestir a nuestra Jennifer López, una mujer de la que me encanta su fortaleza, además de su belleza”, dijo a Efe Ángel Sánchez, que confiesa que también hay otras bellas y famosas que le gustaría llevarán sus creaciones.

Entre ellas, dijo, la cantante y compositora estadounidense Elizabeth Woolridge Grant, conocida como Lana del Rey o la actriz australiana Cate Blanchett.

En su nueva agenda también está sacar al mercado en breve un perfume, una línea económica dedicada a la mujer que trabaja, a la “que veo todos los días en la calle y que no necesita de un vestido de gala o de coctel”, además de abrir una tienda en Nueva York “y explorar mi punto de vista de ropa para hombres”.

“En mis primeros años tuve mucha inspiración de las grandes divas del cine. Hoy en día, me inspiro en la mujer que veo en la calle, me impresiona su actitud, su manera de caminar, de sentarse. Quiero transformarme en un diseñador que interprete a la mujer contemporánea de una manera diferente, sin dejar de lado lo que hago”, señaló.

Otro proyecto es publicar un libro y “no por ego”, sino “para que los jóvenes entiendan que hay que experimentar con todas las ideas, que nadie empieza siendo perfecto, que uno aprende en el camino, que se aprende evolucionando, experimentando y equivocándose, y eso es importante”.

“Quiero poner las cosas lindas y feas que hice para que vean lo que es evolución”, argumentó el diseñador, que dice seguir tan enamorado de la moda como hace 25 años, una época en la que estrellas como Thalia, Beyoncé o Meryl Streep han lucido sus creaciones.