Mole mexicano que cruza fronteras

Guadalupe Elizalde y Nicolas Cervera sirven el tradicional platillo en sus restaurantes con la salsa que preparan sus familiares en México.
Mole mexicano que cruza fronteras
Enchiladas en salsa de mole poblano.
Foto: Cortesía Héctor Castañeda.

Nueva York — Restaurantes donde comer mole poblano en Nueva York hay cientos, pero si la idea es saborear uno hecho con mano de obra e ingredientes cien por ciento mexicanos, hay que ir a Móle, donde la base de este tradicional platillo cruza la frontera cada mes.

Cuando Guadalupe Elizalde y Nicolas Cervera decidieron cerrar su taquería Taco Taco, para abrir su primer restaurante Móle, hace ya casi 10 años, quisieron asegurarse de hacerle honor al nombre del local, ofreciendo el mejor mole que pudieran. Para lograrlo, Lupe se comunicó con su mamá en Ciudad de México y le pidió que juntara los ingredientes y le agregara su experiencia, para así crear la pasta de mole que daría paso a la salsa que saborearían sus clientes neoyorquinos.

“El mole es un plato artesanal. El nuestro lleva un proceso de hasta tres días, hay que escoger el chile, porque no todos sirven para hacer mole, secarlo al sol, llevarlo al molino y mezclarlo con otras especias”, explica Elizalde, quien llegó a Nueva York hace 28 años y conoció a Cervera, mientras ambos trabajaban en un restaurante italiano en Long Island, donde ella era cajera y el mesero.

Lupe señala que su mamá, junto a su hermana, “tiene una especie de laboratorio” donde con mucha precisión prepara su mole, “y si no le sale como quiere, no lo envía”. El mole llega mensualmente a Nueva York en forma de pasta, empacado en cajas de 25 kilos, que luego se mezcla con agua o caldo de pollo antes de ser servido.

Comida mexicana sin ‘twist’

No sólo el mole, que sirven con pollo o enchiladas, ha sido la base para el éxito de los restaurantes Móle, que ya suman tres en Manhattan y uno en Brooklyn. Nick y Lupe aseguran que su esfuerzo por mantener un menú de comida tradicional los ha hecho destacarse en el extenso mar de restaurantes mexicanos que compiten por clientes en la ciudad.

“Hay mucha gente que nos dice que la comida es igual o hasta más rica que en México”, asegura Cervera, quien ha recorrido junto a su esposa el territorio mexicano. “El menú es igual en todos nuestros restaurantes, no variamos las recetas, mantenemos los sabores tradicionales, no fusionamos”.

Dentro del amplio menú de Móle, algunos de los platos que más se destacan, además del mole poblano, son los tacos de pescado estilo Baja California, que son filetes de pescado empanizados y fritos, servidos sobre tortillas, con pico de gallo, aguacate y con una salsa de jalapeño y una de chipotle; el ceviche campechano, una mezcla de mariscos con tomate, cebolla, jalapeño, cilantro y aguacate; y la cochinita pibil, un plato muy típico de la Península de Yucatán, que consiste en pedazos de puerco en salsa de achiote, envueltos en hojas de plátano y cocinados por varias horas en el horno.

La comida de Móle se puede acompañar con alguno de los más de cien tequilas y mezcales que Cervera logró juntar, o con alguna margarita hecha con la fruta fresca de la temporada, que se prepara “sin mezclas, ni químicos”.

“Muchos de nuestros clientes son mexicanos que quieren comer algo típico del país y por eso vienen para acá, porque se sienten identificados con nuestra comida. Aunque otra gran parte de nuestra clientela son americanos, que se enamoraron de la comida mexicana y regresan y regresan”, aseguró Lupe Elizalde.

Los restaurantes Móle están ubicados en: la 205 de la calle Allen; la 1735 de la 2da Avenida, entre las calles 89 y 90; la 57 de la calle Jane, entre las calles Jane y Hudson, todos en Manhattan; y en la 178 de la avenida Kent, esquina de la calle North 4th, en Brooklyn. Para más información, puede visitar la página wwwmolenyc.com.

Ceviche Campechano

Ingredientes:

• ½ lb de pulpo cocido y picado

• ½ lb de camarón

• ½ lb calamar cocinado

• 1 cebolla grande picada

• ½ taza de cilantro picado

• 1 taza de tomate picado

• 1 jalapeño picado

• 1 aguacate picado en cubos

• ½ cucharadita de pimienta

• Jugo de 4 limones verdes

• Salsa picante al gusto

• Sal al gusto

• Tostadas para acompañar

Preparación:

Colocar los mariscos en un recipiente con el jugo de limón, la sal, la pimienta, la cebolla, el jalapeño y dejar reposar por 30 minutos. Revolver ligeramente y agregar el tomate, el cilantro y salsa picante al gusto. Colocar en copas y decorar con aguacate y más cilantro fresco . Acompañar con tostadas.