Condena a la masacre siria

La secretaria de Estado de EEUU urge a aprobar la resolución de ONU

Guía de Regalos

WASHINGTON, D. C. (EFE).— La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, lamentó ayer la masacre de unas 200 personas el jueves en la localidad siria de Tremseh, y urgió al Consejo de Seguridad de la ONU a actuar para lograr un alto el fuego.

Clinton se mostró “profundamente entristecida e indignada” por la masacre y urgió al Consejo de Seguridad, que debate estos días una nueva propuesta de resolución de los países occidentales, a que respalde con “todo su peso” el plan del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan.

“La historia juzgará a este Consejo. Sus miembros deben preguntarse si el legado que quieren dejar es seguir permitiendo que el régimen de [Bachar] Al Asad cometa actos indescriptibles”, dijo en un comunicado Clinton, que se encuentra en Camboya dentro de una gira asiática.

La titular de Exteriores urgió a un “alto el fuego inmediato dentro y alrededor de Hama para permitir que la misión de observadores de la ONU entre en Tremeseh”, y aseguró que “quienes cometieron estas atrocidades serán identificados y rendirán cuentas por sus actos”.

Clinton añadió que el uso por parte del régimen sirio de armas pesadas, artillería y helicópteros en ese bastión opositor, tal y como han confirmado los observadores de la ONU, es “una prueba irrefutable de que el régimen asesinó deliberadamente a civiles inocentes”, por lo que el país “no puede ser pacífico hasta que Al Asad abandone” el poder.

El portavoz adjunto de la Casa Blanca, Josh Earnest, también condenó las “atrocidades” cometidas en Tremseh y subrayó que Bachar al Asad “ha perdido su legitimidad”.

“Si antes de ayer había alguna duda de la necesidad de una respuesta internacional coordinada en la Organización de las Naciones Unidas, esa duda se ha eliminado”, aseguró Earnest.

La propuesta de resolución presentada el miércoles en la ONU por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania y Portugal amenaza con sanciones diplomáticas y económicas a Siria si ese país no repliega antes de diez días sus tropas de los centros urbanos y detiene el uso de armamento pesado.