Masacre en Tremseh

El enviado especial de la ONU sorprendido por el ataque rápido y furioso contra lugareños. Afirman que tanques y helicópteros de las Naciones Unidas fueron utilizados.

Guía de Regalos

La situación en Siria cada día se torna más violenta y el problema es que con tantos focos rojos en la región; entre conteo de votos en Egipto, fortalecimiento nuclear en Irán y la situación en Israel con los territorios, Siria ha pasado a segundo término. Sin embargo para las familias afectadas por la violencia y la enorme cantidad de muertos registrados en meses recientes, Siria pasa por un momento difícil de comprender para los que habitamos lejos de la zona.

Ayer se registró una de las peores masacres en tiempo reciente. Unas 150 personas fueron masacradas con artillería pesada; helicópteros, tanques y morteros, en la localidad de Tremseh. Kofi Annan, el carismático exdirector de la ONU y ahora enviado de la ONU y la Liga Arabe a mediar con la crisis en Siria, había afirmado apenas dos días antes que tanto el Gobierno de Assad como los rebeldes buscarían un acuerdo de paz y el proceso de un Gobierno de transición era eminente. Ayer, Annan no se explicaba la masacre y menos el uso de fuerza de esa magnitud para acribillar a las víctimas.

Según informes no confirmados se sospecha que los helicopteros y tanques son propiedad de las Naciones Unidas. El Gobierno negó participación alguna y culpó a “terroristas” mientras que lugareños indicaban que los responsables son fuerzas leales al Gobierno y a paralimitares conocidos como Shabiya que también simpatizan con el Gobierno actual.

A pesar de no contar con detalles específicos porque el ataque fue rápido y furioso y el pequeño pueblo de Tremseh de escasos 6 mil habitantes sufre del temor de su gente, pueblos aledaños evidenciaron los hechos.

Es evidente que la situación en Siria debe de cobrar un papel preponderante en la ONU y en países como Rusia y China quienes se han negado a cerrar filas con otros para buscar un embargo comercial.