México, blando con el lavado de dinero

La estrategia contra el crimen no incluyó los bienes económicos
México, blando con el lavado de dinero
La guerra contra los cárteles se enfocó en lo militar, pero no atacó el corazón de sus finanzas. Foto: Archivo

El congreso mexicano detuvo sin aprobar en los últimos meses la Ley contra el Lavado de Dinero que endurece las políticas oficiales contra recursos procedentes del narcotráfico como en el caso del banco HSBC, acusado de enviar sólo en un año $7,000 millones en efectivo desde México a Estados Unidos.

La ley que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados desde abril pasado debió de ser ratificada por el Senado, pero se archivó sin fecha de resolución. La normativa contempla hasta 10 años de cárcel para los empresarios que oculten, manipulen o falsifiquen información para encubrir operaciones inusuales y flujo de efectivo superior a unos $7,500.

Según el Departamento de Estado, en el sistema financiero mexicano son lavados recursos hasta por $39,000 millones anuales provenientes de ingresos de la venta de droga.

Sin una reglamentación fuerte, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores –encargada de regular al sistema financiero– sólo pudo aplicar a las sucursales del banco británico HSBC en México ‘sanciones administrativas’ como el cierre de 3,600 cuentas entre 2002 y 2009 por “sospechosas”.

Guillermo Babatz, presidente de la CNBV dijo que desde 2002 hizo ver a los directivos de HSBC, “la absoluta necesidad de mejorar los controles del banco contra el lavado de dinero”, pero no tenían más herramientas jurídicas para actuar más severamente.