Leer: actividad veraniega divertida

Bibliotecas del condado cuentan con programa

Para un niño, el tiempo de vacaciones de verano es el tiempo de diversión y libertad de las obligaciones de sus clases escolares. Para los padres, es tiempo de preocupación; se preocupan de la actividad -o falta de lo dicho- de sus niños, sabiendo que es conveniente que se pasen todas sus vacaciones sin tomar parte en alguna actividad positiva.

Para eso, hay recursos locales que en este verano, se dedican a ayudar a que los niños estén involucrados en actividades que los mantienen ocupados y activos, una de estas es la lectura, tras la que ejercitan sus mentes.

Las bibliotecas de todo el condado de Los Ángeles coordinan programas de lectura de verano, en donde padres pueden inscribir a sus niños para que puedan interesarse en los libros, y a la vez, mantenerse ocupados durante sus vacaciones.

El programa de lectura de parte de las bibliotecas -incluyendo las 10 que se encuentran dentro de la ciudad- usa el poder de la incentiva para motivar a los niños a que ejerciten sus mentes con la lectura.

Según Tom Martínez, director regional de la biblioteca de la ciudad de Montebello, los niños recibirán premios por el tiempo que le dediquen diariamente a la lectura. Martínez comentó que los niños “marcarán su tiempo de lectura en un libro en divisiones de 30 minutos y, en el mismo libro, harán cuatro niveles diferentes que pueden alcanzar”.

Añadió que los programas no solamente proveen la oportunidad de leer libros dentro de la biblioteca. “Hay dos componentes del programa: una porción de lectura y los programas suplentes que son parte de la biblioteca. A veces contratamos a artistas intérpretes o planeamos actividades de arte”, comentó Martínez sobre las diferentes actividades que hay disponibles en el verano, entre las que incluyo la posibilidad de “actividades comunitarias”, que en años previos ha incluido actividades como presentaciones del Departamento de Bomberos de la ciudad correspondiente de la biblioteca.

El programa de lectura posee posee también niveles y categorías para los adolescentes que cursan del sexto al 12 grado. Asimismo, hay una categoría para adultos mayores de 18 años.

El programa de adolescentes, llamado, Own the Night, tiene la misma estructura que su equivalente infantil, pero con un sistema de premios más ajustado para jóvenes de esa edad. En vez de marcar su tiempo de lectura, los participantes simplemente marcaran su progreso por la cantidad de libros que lean. Al a completar cinco libros, recibirán un premio de parte del programa. Como parte del programa, los participantes tendrán la oportunidad de ganar una tableta electrónica Kindle Fire, para poder avanzar su lectura.

“Los padres están buscando algo en que ocupar a sus hijos. Hay estudios que han comprobado que los niños que participan en el programa mantienen sus niveles de lectura donde deberían estar según el programa de sus escuelas. Igualmente, los niños que no leen durante el verano pierden habilidades en la lectura y sus niveles caen”, dijo Martínez sobre los beneficios de este programa para la educación juvenil.

“Un beneficio adicional de un programa de lectura de verano es, para muchos niños, la capacidad de elegir sus propios materiales de lectura. Durante el año escolar, mucho de lo que leen los niños depende necesariamente del currículo escolar”, dijo la coordinadora de alfabetismo del sistema de bibliotecas del condado, Tina Carwile.

La coordinadora afirmó que “cuando los niños pueden escoger lo que leen, es más probable que disfruten de la experiencia más.”

Aunque el programa se inició el 1o. de este mes, los padres todavía pueden inscribir a sus niños por internet, ingresando al sitio: http://www.colapublib.org/srp/kids/.