GIRALDO EN 3 Y 2: El reino soñado de las 140 libras

Es la categoría reina entre los pesos intermedios. Los llaman superligeros o welters Jrs. Allí habitan los que ya no son chicos y todavía no pueden pelear contra los grandes.

Los estilistas de movimientos sutiles. Bailarines consumados y también muchos hombres con las manos pesadas.

Las 140 libras.

El paraíso entre los ratones de ferretería y los grandulones que apenas pueden caminar sobre el cuadrilátero.

Por ahí pasaron “Sugar” Ray Leonard, “Mano de Piedra” Durán y Kid Pambelé entre los de antes. JC Chávez, “Macho” Camacho y De la Hoya, en el pasado reciente y Maywather Jr, Manny Pacquiao y Miguel Cotto en el boxeo de este tiempo. Todos fueron emigrando hacia pesos mayores: welters y superwelters en busca de más gloria y más millones.

Pero ya hay otros listos para ir al rescate del boxeo estético que mantiene lo sublime del deporte sin perder el instinto criminal que supone fajarse a las trompadas por dinero.

Amir Khan, aunque no sabe como defenderse de una cachetada de la esposa. Marcos “Chino” Maidana, vencedor de “Vicious”. Lucas Matthysse, el destructivo vencedor de “Zorrita”.

De las 140, aunque lo inflen, es Josesito López. Lamont Peterson, vencedor de Khan y Tim Bradley quien derrotó a Pacquiao. Devon Alexander que venció a Maidana y Matthysse. Breidis Prescott que noqueó a Khan y Mike Alvarado, el invicto de Denver, que noqueó a Prescott.

Se asoma -a los 40 años- Juan Manuel Márquez y a los 24 años se pone de moda Danny García que retiro del box al “Terrible” Morales y noqueó a Khan. Todo para lo que usted se imagina puede pasar en un cuadrilátero con estos hombres de 140 libras.

En lo previo cuando Golden Boy nos presentó el combate entre “Vicious” Ortiz y Andre Berto, con “Zorrita” contra Matthysse, como teloneros, se dijo que el ganador de este combate iba contra el ganador de Amir Khan y Lamont Peterson.

Ya usted recuerda todo lo extraño que pasó aquella noche en el Staples Center. Cómo no pudo estar Berto pusieron a Josesito López que noqueó a “Vicious” y cómo el argentino Matthysse noqueó a Soto, entonces quedó en primer turno para pelear contra Khan que debía repasar sin problemas a Danny García.

Luego todo salió al revés y lo que era una pelea de atractivo comercial entre “Zorrita” Soto y Khan, para mover el mercado mexicano, quedó en un combate que nadie esperaba y que ahora todos quieren ver: Lucas Matthysse contra Danny García, que ganaron ese derecho en buena ley.

El problema es sí ahora a los promotores le entran.

Ni Matthysse ni García venden bien en el Oeste, pero el tema es que la pelea supone el choque entre dos peleadores calientes.

Dijo Matthysse que le habían ofrecido basura para pelear con Khan y ya no querrá usted imaginarse lo que le pueden ofrecer por pelear contra, el ahora famoso, “Swift” García.

Todo un debate, que usted y yo seguramente disfrutamos.

Qué bueno sería ver a Tim Bradley contra Matthysse. Y qué tal JM Márquez, como desafiante, ante Danny García.

Una gran discusión que convoca a los pequeños titanes de 140 libras y una encendida polémica tan pronto los promotores ignoren las categorías y pongan a uno de 154 libras contra uno de 135. Y como Pacquiao le dio tal paliza a Margarito entonces es que se puede.

¿Y el derecho ganado en buena ley sobre el ring?

Eso era antes, hoy se trata de producir millones de dólars. Y… ¿Eso a quién le importa?

Estamos hablando de negocios.

De producir millones… y mejor te callas.a antes.