Rodados al cuadro

La Asociación de Jugadores del Beisbol de Japón amenazan con boicotear el Clásico Mundial de Beisbol del 2013, debido a un desacuerdo en torno a cómo se repartirán las ganancias del evento.

“Hicimos nuestras solicitudes a los organizadores hace un año y medio. No ha habido respuesta y, como todo luce indicar que no la habrá, nos vimos obligados a asumir esta postura”, dijo Takahiro Arai, director ejecutivo del sindicato.

Homer Bailey trabajó ocho entradas y se alzó con la primera victoria de su carrera sobre los Cerveceros de Milwaukee en tanto que Zack Cozart pegó el primero de tres jonrones solitarios para que los Rojos de Cincinnati ganaran 3-1 y se mantuvieran en el liderato de la División Central de la Liga Nacional.

Los Rojos han ganado nueve de sus últimos 11 partidos y han superado por 13 victorias la marca de .500 por primera vez en la campaña.

Con esto, Bailey (9-6) ha derrotado en sus últimas dos salidas a los actuales campeones de la Serie Mundial, los Cardenales de San Luis, y a los campeones actuales de la división, los Cerveceros.

Pero en Pittsburgh, el dominicano Pedro Alvarez conectó su 20mo jonrón de la temporada, Andrew McCutchen pegó dos hits para elevar su promedio de bateo a .372, el mejor en las Grandes Ligas, y los Piratas derrotaron 4-3 a los Marlins de Miami para seguir a medio juego de los Rojos.

Kevin Correia (7-6) superó un inicio flojo y logró su quinta decisión consecutiva.

Kyle Lohse trabajó a lo largo de siete sólidas entradas y la débil ofensiva de los Cardenales puso fin a la cadena del canadiense Ryan Dempster de 33 entradas sin recibir carreras al anotarle tres para vencer 4-1 a los Cachorros de Chicago.

Matt Holliday agregó un cuadrangular en la tercera entrada que se estima viajó 469 pies, el más largo en los siete años de existencia del Busch Stadium.

Lohse (10-2) ganó su cuarta decisión consecutiva en cinco aperturas para complementar una alineación que anotó tres carreras por primera vez en 12 juegos.

Los campeones de la Serie Mundial encontraron una improbable víctima en Dempster (5-4), que no había recibido una carrera desde el 30 de mayo mientras ganaba cinco aperturas seguidas.

Llegó al partido con la mayor efectividad de las Grandes Ligas, 1.86, antes de meterse en problemas de inmediato, otorgando cuatro sencillos consecutivos en apenas seis envíos con un out.

Aaron Laffey lanzó siete entradas sin recibir carrera y Colby Rasmus remolcó dos para dar a los Azulejos de Toronto un triunfo de 6-1 sobre los Medias Rojas de Boston.

El triunfo puso fin a una racha de tres derrotas de Toronto y fue apenas su sexto en los últimos 15 partidos.

Boston, que llegó al juego liderando las Mayores en carreras anotadas, había ganado cuatro de cinco duelos.

Laffey (2-1) aisló ocho sencillos sin pasaportes.