Solo desean tocar en vivo

Al cumplir dos décadas de haberse formado, la banda de rock El Gran Silencio solo desea tocar en vivo y descarta hacer un festejo especial en su aniversario.
Solo desean tocar en vivo
Integrantes de la banda El Gran Silencio.
Foto: Archivo

MÉXICO, D.F.- Luego de cumplir sus primeros 20 años como agrupación, El Gran Silencio se mantiene vivo en la escena musical, gracias a que aún disfruta tocar en cualquier lugar, así como que su música se haga sonar en alguna parte del mundo.

“Nuestra única meta ha sido tocar en vivo en algún antro de Monterrey, y lo logramos hace mucho, todo lo demás ha sido ganancia, y no somos como esas bandas que quieran estar en todos lados, o que aprovechemos situaciones para hacer discos o películas, no, sólo queremos tocar y seguir grabando discos, eso es todo”, expresó Cano Hernández, vocalista de la agrupación.

Hace unos días, recordó Hernández, fue el aniversario de la banda, formada en Monterrey y actualmente integrada por Tony Hernández, Isaac Valdez, Ezequiel Alvarado y “Wiwa” Flores; aunque se trata de una fecha especial, los integrantes no planean un festejo.

“El año pasado hicimos un concierto recordando algunos de los primeros temas, ahí nos acompañó César, el ex bajista, pero no fue nada planeado, él estaba de público y se subió a tocar un par de temas, ahora por los 20 años no hay ningún festejo en puerta”, apuntó el vocalista.

En dos décadas de andar por el rock, la agrupación ha sufrido una serie de cambios entre sus integrantes pues al menos en dos ocasiones han cambiado de bajista, la primera cuando se fue Julián Villareal y posteriormente César “Vulgar” Hernández.

Con Villareal, la banda pasó por un momento difícil, pues el músico demandó al grupo por no haberle pagado indemnización, de acuerdo con medios regiomontanos que indicaron, la querella tuvo lugar en el 2000.

“Uno de los momentos más amargos fue una demanda de uno de los ex integrantes, Julián el que era bajista, más que nada porque se terminó la amistad, y eso no era necesario, hoy que cumplimos 20 años hubiera estado bien juntarnos, pero pues como el decidió terminar la amistad, pues ya no es posible”.

No obstante, la banda tiene más recuerdos de situaciones agradables, y de acuerdo con Hernández, el tocar en vivo ha hecho que cada día valga la pena con sus compañeros musicales.

“Los momentos que más he disfrutado son tocar en vivo, estar en el escenario, porque todo el trabajo viene y desemboca ahí, de los ensayos, las composiciones, ótodo!”, externó.

Fue un 17 de julio cuando Hernández se enfrentó por primera vez a un público, por lo que recordó fue emocionante y a la vez se cruzó por su mente el nerviosismo de saber qué pasaría después de comenzado el concierto.

“Fue muy raro para mí, se me juntaron muchas cosas, era la primera vez en un escenario, la primera vez que cantaba con un micrófono y ante un público, fue difícil porque éramos acústicos, no usábamos batería ni bajo, usábamos botes de cartón.

“Además, estábamos tocando al lado de puros metaleros y me puse nervioso, pero salió bien y nos pidieron la clásica “otra”, de eso puedo presumir, en mi primer tocada, me pidieron otra canción más”, recordó.

Debido a su mezcla de ritmos como la cumbia, la polka, el rock, el reggae y el vallenato en sus canciones, El Gran Silencio se ganó el mote de no ser una banda rockera, sin embargo, para Hernández, ellos siempre han sido una banda de rock al argumentar que “el rock es rebeldía”, actitud que no ha visto en nuevas generaciones de músicos.

“No sé si se haya perdido, sólo sé que los tiempos cambian, no conozco a una banda reciente que se arriesgue a hacer algo diferente, incluso muchos que eran rebeldes se han suavizado mucho, no sé que pase la verdad, nosotros como El Gran Silencio, siempre tratamos de hacer lo contrario a lo que hay, eso es como nuestro motor, y pues creo que ha resultado bien”.

Por el momento, la agrupación está inmersa en una gira por Estados Unidos, en donde tocará en ciudades como Milwaukee, Nueva York, Chicago y Washington, para posteriormente tocar en la República Mexicana, donde ya tienen confirmadas fechas en Tijuana, Guadalajara y Gómez Palacio, entre otras.

El Gran Silencio se formó a principios de la década de los 90 bajo el nombre de La Zona del Silencio y contaba entre sus filas con Cano Hernández, acompañado por dos amigos, quienes crearon música sólo con una armónica japonesa, una guitarra acústica y un bote de basura utilizado como batería.

Tiempo después la banda encontró un casette de un grupo del mismo nombre, lo que la obligó a cambiar el nombre a El Gran Silencio, uno de los grupos más reconocidos del rock en español. En su haber, la cuenta con siete álbumes, 11 sencillos, seis “soundtracks”, cinco tributos, 17 colaboraciones y dos “Rarezas”.