Wiggins fue una bala

Pedalista británico hace historia y es el virtual campeón del Tour de Francia
Wiggins fue una bala
El ciclista británico celebra tras imponerse en la penúltima etapa del Tour de Francia, la contrarreloj.
Foto: AP

CHARTRES, Francia/AP – Bradley Wiggins (Sky) arrasó en la contrarreloj de la decimonovena etapa del Tour, disputada entre Bonneval y Chartres, de 53.5 kilómetros, por lo que hoy pasará a la historia como el primer ciclista británico ganador de la prueba francesa, hecho inédito en sus 99 ediciones.

Wiggins, de 32 años, confirmó el pronóstico y cumplió su sueño al rodar sin desmayo a casi 50 kms/hora. Llegará de amarillo a París tras abatir a todos sus rivales, con una impecable contrarreloj en la que desarrolló todo su potencial.

En un recorrido hecho a su medida, sin dificultad alguna, aventajó en 1-16 minutos a su compañero y compatriota Chris Froome y en 1-50 al español Luis León Sánchez (Rabobank), que luchó entre los grandes hasta el último momento.

No hubo opción alguna para el resto de los rivales. Nibali, que acompañará en el podio a Wiggins y Froome, salvó el tipo a 3-38, y Haimar Zubeldia (Radioshack) rentabilizó la crono ganando un puesto en la general. Será sexto y primer español, tras desbancar al australiano Cadel Evans (BMC), humillado a 5-54 del ganador. El ciclista aussie, además, fue doblado por su compañero Van Garderen a 20 kilómetros de la meta.

La victoria de Wiggins, el gigante corredor de largas patillas de rockero, suavizó el debate en torno a la superioridad de Froome en la montaña, donde le tuvo que esperar en varias ocasiones. El mandamiento número uno del Sky era volcarse con el inglés nacido en Gante (Bélgica) y al final el objetivo se ha cumplido. Era un Tour con 100 kilómetros contrarreloj, ideal para Wiggins. Y Wiggins, a pesar de las dudas en los puertos, ha decidido en su terreno.

Procedente del ciclismo en pista, donde ganó 3 títulos olímpicos y 3 mundiales, ha participado 6 veces en el Tour, con una cuarta plaza en 2009, cuando empezó a evidenciar una milagrosa transformación para el ciclismo en ruta. A partir de ahí el método, el entrenamiento específico con Tim Kerrison, un especialista en natación y remo y las visitas al Teide, donde afinó una forma que le ha permitido cerrar un lujoso 2012.