El nieto de Cantinflas denuncia a su padre por corrupción de menores

Aseguró que desde los 12 años ha sido víctima de abusos físicos y psicológicos
El nieto de Cantinflas denuncia a su padre por corrupción de menores
Mario Moreno Bernat es el único hijo de el célebre actor mexicano "Cantinflas".

México — El nieto del comediante mexicano “Cantinflas”, Mario Moreno Bernat, denunció a su padre y a la vez hijo del célebre actor por corrupción de menores al haberle iniciado en el consumo de drogas, según aseguró hoy a Efe.

El joven de 20 años interpuso el jueves pasado la demanda contra Mario Moreno Ivanova, único hijo del conocido artista mexicano, ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) por haberle iniciado en el “consumo de sustancias”, por “abusos psicológicos” y “encuentros con sexoservidoras”.

Aseguró que los hechos se produjeron desde que tenía 12 años y hasta su mayoría de edad, y admitió que desde que tiene uso de razón su vida familiar ha sido “como de terror”, con “recuerdos nada agradables, muchos abusos psicológicos y muchos abusos físicos”.

“En el momento en el cual empiezo a consumir ciertas sustancias mi padre me empieza a aceptar”, aseveró el joven, quien indicó que la primera vez que consumió cocaína tenía 14 años y lo hizo en compañía de su padre en un “table dance”, como se conocen los bares con espectáculos de baile de mujeres desnudas en México.

De acuerdo con su versión, no interpuso antes la denuncia por “miedo” y temor a “más abusos físicos y psicológicos” y a la “amenaza” de que “iban a ir peor las cosas”.

“Hoy en día ya con la edad que tengo y con lo que he vivido decidí que es el momento ideal”, agregó tras afirmar que en los tribunales solo busca que “se cumpla la ley y se haga justicia”.

Considera que el comportamiento de su padre influyó en que actualmente sea un “adicto”, según él mismo se definió, eso sí, “un adicto, gracias a dios, en recuperación”, precisó.

Dijo desconocer si su madre, Sandra Bernat, ya había interpuesto la denuncia que anunció a principios de mes por agresiones físicas y psicológicas contra el que fue su marido durante 19 años y con quien tuvo tres hijos, de los cuales Mario es el mayor.

Los familiares del actor, que falleció a consecuencia de un cáncer de pulmón en 1993, estuvieron inmersos en un largo litigio por la herencia del comediante, especialmente su hijo Mario Moreno Ivanova y su sobrino Eduardo Moreno Laparade.

En este momento Moreno Ivanova es reconocido como el heredero universal del comediante, pero su primo alega que posee un documento notariado en el que su tío le cedió los derechos de las cintas en vida, el cual, según la otra parte, no tiene validez.