Fiesta en Los Feliz

Miles de angelinos visitaron los puestos de comida, juegos y servicios

Un tramo del bulevar Hollywood se convirtió ayer, de nuevo, en el escenario de la feria que, desde hace 19 años, se realiza cada verano, en el afluente barrio Los Feliz de Los Ángeles.

La feria contó con puestos de artesanías, novedades, comida y de servicios comunitarios. En cada punta del bulevar había un escenario donde se presentaron bandas de música y grupos de danza diversos. En el centro, un tercer escenario sirvió para demostraciones de zumba, capoeira, Bollywood y Bellydancing.

“Me gusta mucho venir a esta feria, especialmente por la comida. Vivimos lejos pero venimos todos los años”, dijo Manuel Olvera, residente de Baldwin Park.

“Tratamos de rotar la ubicación de la feria, y cada año elegimos un lugar diferente de Los Feliz para hacerla”, explicó Chris Serrano, organizadora del evento. “Este es el segundo año que la hacemos aquí , entre las avenidas Vermont y Hillhurst”.

Los 130 vendedores que pagaron 400 dólares por puesto esperaban recibir a alrededor de 20 mil visitantes. “Esa fue la cantidad de personas que vinieron el año pasado, pero esperamos que lleguen más”, indicó Serrano.

Muchos de los puestos, como el de Melinda Seller, presentaron productos novedosos. Seller creó un horno solar, hecho de tela aislante y aluminio. El horno ecológico, de 14 por 20 pulgadas, se convierte en una bolsa que puede llevarse a todos lados.

Otra novedad fue el puesto de Samuel Ogren, quien con su familia fabrica a mano joyas hechas de metal reciclado de misiles. “Compramos el material en el centro de reciclaje del Pentágono y nos aseguramos de que no tengan residuos nucleares”.

Ogren explicó que no sólo se trata de hacer artesanías, sino de transformar objetos de guerra en objetos de paz y el 20% de las ganancias son donadas a organizaciones sin fines de lucr.

El sindicato de trabajadores de la salud del SEIU UHW instaló un puesto donde los visitantes podían revisar sus niveles de azúcar en la sangre.

“Uno de cada 10 residentes de California tiene diabetes”, aseguró Lizbeth Castillo, una de las voluntarias del puesto. “La industria de la salud está dañada, y vemos que los pacientes visitan la sala de emergencia cuando ya es muy tarde, en lugar de prevenir y tratar la diabetes a tiempo. Es por eso que 38 voluntarios de ocho hospitales nos ofrecimos a venir hoy a la feria, a realizar estos exámenes e informar a la comunidad”, explicó.

Niños y grandes se detenían en frente del puesto de Josh Meraz y su exhibición de reptiles. Meraz, quien caminaba con una serpiente alrededor del cuello, hace fiestas para niños a las que lleva su colección de animales, entre ellos una tarántulas y una tortuga gigante y serpientes y largartijas de distintos colores y tamaños.

A un lado de la feria se instalaron juegos para niños, desde “Bungees” o elásticos para saltar y carruseles, hasta burbujas gigantes para dar vueltas en el agua.