Polémica sobre pruebas de colesterol en niños

Investigadores universitarios sostienen que las directrices para un examen generalizado son excesivas y que están influidas por el dinero que algunos especialistas reciben de las empresas farmacéuticas
Polémica sobre pruebas de colesterol en niños
Los médicos siguen debatiendo el tema meses después de que una comisión designada por el gobierno recomendara el examen generalizado, que acabaría en la prescripción de recetas a algunos menores.
Foto: Archivo

CHICAGO – ¿Deberían ser examinados todos los niños de Estados Unidos por colesterol? Los médicos siguen debatiendo el tema meses después de que una comisión designada por el gobierno recomendara el examen generalizado, que acabaría en la prescripción de recetas a algunos menores.

Investigadores universitarios sostienen en críticas aparecidas hoy en la revista Pediatrics que las directrices son excesivas y que fueron influidas por los lazos económicos de algunos de los miembros de la comisión con empresas farmacéuticas.

Ocho de los 14 miembros de la comisión dijeron tener lazos con esa industria y así lo revelaron cuando se publicaron consejos en diciembre. Sostienen en un artículo de réplica aparecido en Pediatrics que los pagos de esas empresas cubrieron el costo de evaluar si los fármacos son seguros y efectivos, pero que no influyeron sus recomendaciones.

No es inusual que los especialistas en este campo reciban dinero de las empresas fabricantes de fármacos.

Pese a ello, esos pagos representan un conflicto de interés que “mina la credibilidad tanto de las recomendaciones como del proceso al que fueron sometidas”, dijeron los investigadores de la Universidad de California en San Francisco. Los autores son el doctor Thomas Newman, investigador y ex miembro de la Agencia para el Control de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y los investigadores cardíacos Mark Pletcher y Stephen Hulley.

Pletcher recibió dinero de empresas farmacéuticas y de implementos médicos. Los otros autores dijeron que no tienen lazos relevantes con esa industria.

Otras críticas fueron publicadas a principios de año en el Journal of the American Medical Association, que pusieron en duda la utilidad de colocar a los niños en tratamiento de fármacos contra el colesterol y destacaron que esas medicinas han sido ligadas a daños musculares en algunos adultos.

Esos autores fueron el especialista cardíaco Bruce Psaty y el pediatra Frederick Rivara, ambos de la Universidad de Washington en Seattle.

JAMA incluyó críticas adicionales de los miembros disidentes de la comisión que redactó las recomendaciones entre ellos el doctor Matthew Gillman de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, que recomendó un seguimiento centrado en la historia familiar del colesterol.