Judoca entrega el oro a Brasil

Sarah Menezes vence a rumana Alina Dumitru, campeona de Beijing 2008
Judoca entrega el oro a Brasil
Sarah Menezes deja escapar el estrés y un llanto retenido.
Foto: AP

LONDRES (EFE).- La joven judoca brasileña Sarah Menezes consiguió ayer en su primera participación en unos Juegos Olímpicos la medalla de oro en la categoría -48 kilos- al vencer en la contienda final a la campeona de los Juegos de Beijing 2008, la rumana Alina Dumitru.

En un combate en la que la brasileña surgió de menos a más, la joven brasileña, de sólo 22 años de edad, cuajó una semifinal y una final muy solventes que la coronaron como nueva campeona olímpica del peso extraligero y como el primer atleta de su país en subir al cajón más alto del podio.

En la final ante Dumitru, Sarah Menezes mostró su repertorio de habilidades, trabajo en el suelo con el que casi consigue dos luxaciones, dominio del agarre y el combate para sacar amonestaciones de su rival o acciones rápidas y dinámicas para proyectarla violentamente contra el suelo.

La rumana aguantó el vendaval de judo de la brasileña durante la primera parte del combate pero finalmente Menezes consiguió un yuko a cincuenta segundos del final que virtualmente ya la convertía en oro olímpica.

Como colofón, la campeona del oro olímpico aún tuvo tiempo de marcar un waza-ari con una proyección de hombro que hizo estallar a las decenas de compatriotas que la animaban en la grada.

“Estoy muy feliz en este momento. Creo que esta medalla va a cambiar mi vida. Ya he conseguido esta medalla y solo tengo 22 años, no puedo estar muy contenta aunque aun lo estoy asimilando”, aseguró la judoca en la rueda de prensa posterior a la jornada.

Aunque empezó el día al ralentí, consiguiendo justas victorias en los últimos compases de los tres primeros combates ante la vietnamita Ngoc Tu Van, la francesa Laetitia Payet y la china Shugen Wu, la brasileña despertó en semifinales donde mostró su mejor versión para deshacerse de la belga Charline van Snick.

Por otro lado, la judoca argentina Paula Pareto se quedó sin revalidar la medalla de bronce que consiguió en Beijing 2008 al perder ante Van Snick el combate definitivo en la técnica de oro.

Pareto, que había llegado a luchar por el bronce gracias a la repesca, empezó dominando el encuentro e incluso llegó a provocar una advertencia contra su rival por aparente falta de combatividad.

Sin embargo, a partir de ese momento, el ánimo de la joven belga de 21 años cambió e intensificó el ritmo del combate poniendo en aprietos a la bonaerense que sólo podía librarse de la presión de Van Snick con falsos ataques.

El encuentro llegó empatado a la técnica de oro donde la belga siguió llevando el ritmo y acabó afianzándose la medalla de bronce por una sanción contra Pareto, que se quedó sin revalidar el tercer cajón del podio que consiguió en Beijing con sólo 22 años.