Todo queda en familia

Los Uriarte, padre e hijo, se enfrentan en voleibol
Sigue a La Opinión en Facebook

LONDRES (AP).- Todo padre se siente orgulloso de su hijo cuando compite en una olimpiada. Pero, ¿qué pasa si el hijo defiende un equipo y el padre otro diferente?

“Es una celebración, un regalo de la vida el poder ser parte de esto”, dice Jon Uriarte, técnico de Australia cuyo hijo Nicolás integra la selección de voleibol de Argentina.

Australia y Argentina se medirán hoy en sus debuts en el torneo olímpico de esa rama.

Lejos de considerarlo algo dramático, Jon Uriarte cree que el poder verse las caras en un torneo como las olimpiadas es algo digno de celebrar.

“Yo y mi hijo… Es una linda historia para el deporte en general, no solo el voleibol”, dijo Uriarte padre.

Uriarte jugó 11 años en la selección argentina y ganó la medalla de bronce de los Juegos de Seúl en el año 1988.

Esta es su segunda gestión al frente de Australia. Primero lo contrataron en el 2001 y ayudó a que Australia se clasificase a los juegos de Atenas. Ahora volvieron a llamarlo en el 2011.

También dirigió a Argentina, lo que podría ser una ventaja, ya que conoce bien a sus rivales. Empezando por su propio hijo.

Nicolás Uriarte es una joven promesa de 22 años que fue elegido el jugador más valioso del mundial junior del 2009.

“Será un tanto extraño, muy emocionante”, indicó Nicolás. “Mi familia estará apoyando a Argentina, obviamente, pero nos alentarán a los dos. Hablo con mi padre, aunque no de los equipos, y nos reímos un poco de todo esto”, comentó

Jon Uriarte, por su parte, afirmó que “en la familia reina un espíritu de gran felicidad y festejo”.

“Nunca hice fuerza para que mis hijos jugasen. Hace poco nos dimos cuenta de todo lo que nos dio el voleibol. Es algo enorme”, acotó.

El partido de mañana [hoy] “va a ser fantástico”, añadió.

Los Uriarte no son el único caso de padre e hijo en Juegos Olímpicos. En Brasil, el técnico Bernardo Rezende, o Bernardinho, dirige a su hijo Bruno Rezende, quien es armador, igual que Nicolás Uriarte.