Azúcar: helados con chistes y sabor cubano en Miami

La heladería ofrece más de 50 helados entre los que están Abuela María (inspirado en la galleta cubana), Café con Leche, Dominó (galletas oreo y crema), El Maní Loco, Plátano Maduro y otros
Azúcar: helados con chistes y sabor cubano en Miami
La heladería están ofrece sabores como Elvis (de mantequilla de cacahuate con guineo) y Willy Chirino (una combinación bourbon y dos cerezas diferentes) y el inusual Cochino Borracho.
Foto: EFE

MIAMI, Florida .- La cubana Suzanne Batlle ha creado singulares combinaciones de sabores inspiradas en su isla natal y que ofrece en su heladería Azúcar, ubicada en la turística Calle Ocho de Miami.

La historia de Azúcar, localizada en el 1503 en plena Calle Ocho en Miami, comenzó cuando Batlle perdió su trabajo en un banco.

“Yo fui banquera por veinte años y, como todo el mundo sabe, en los Estados Unidos los bancos sufrieron mucho. Así que tuve que irme porque tengo hijos y tengo que trabajar. Entonces decidí abrir Azúcar”, dijo a Efe Batlle.

Pero abrir la heladería, que el pasado domingo cumplió un año de funcionamiento, no fue un proyecto de la nada. Batlle decidió hacer una nueva carrera en los helados y mantecados, inspirada en su abuela que en Cuba se dedicaba a este negocio.

“Mi abuela hizo helados en Cuba y también los hizo en Suramérica y cuando éramos chiquitos comíamos helados, y yo vi que eso atrae a la familia”, dijo la empresaria.

Así, tras identificar su nicho de mercado, Batlle se fue a estudiar cursos de helado a la Universidad de Penn State (Pennsilvania) y a su regreso creó el concepto único de Azúcar que hoy recibe la visita de cientos de personas a la semana.

Como quería que fuera diferente, Batlle sabía que el mantecado es “la vainilla de los cubanos” y fue directamente a la Plaza de Dominó de Calle Ocho para preguntarle “a todos los cubanos que vienen todos los días a jugar dominó” sobre los sabores que les gustaría en un helado.

Así nacieron muchos sabores, desde los tropicales como coco, mango, maíz, aguacate, mamey, junto a los clásicos como chocolate belga, vainilla mexicana, fresas, nutella, piña colada, almendras, pistacho, entre otros.

Pero la imaginación de Batlle fue mucho más allá y nacieron sabores que bautizó con gracia como Abuela María (inspirado en la galleta cubana), Café con Leche, Dominó (galletas oreo y crema), El Maní Loco, Plátano Maduro, Key Lime Pie, Basil Limón, Flan de Coco, Calabaza, Chocolate Turrón, Cuatro Leches, Zapaticos de Rosa, entre otros más que forman un menú de 50 sabores.

“El mejor de todos es Abuela María que tiene galletas María, guayaba y queso crema. Todo adentro de un helado y a todo el mundo le fascina”, recomendó la empresaria.

También ofrece sabores como Elvis (de mantequilla de cacahuate con guineo) y Willy Chirino (una combinación bourbon y dos cerezas diferentes) y el inusual Cochino Borracho, en el que Batlle combinó bourbon, tocino y almíbar de maple.

Además, la empresaria también quiso recrear una sala cubana en su heladería y colocó losetas originales de Cuba y asientos acolchados con guayaberas.

“Estos pisos los puedes ver hoy en Cuba. Cuando la gente viene, miran al piso y he tenido gente que empiezan a llorar (de añoranza)”, relató frente a la imponente pintura de la leyenda Celia Cruz que adorna toda una pared del local.

Y para darle un toque de humor, tanto ella como sus empleados, visten camisetas con frases típicas de Cuba que también han puesto a la venta.

Desde “¡Azúcar!”, “Fuácata”, “Dale”, “Calabaza Calabaza”, “Ya tú sabes”, “Qué arroz con mango”, “El golpe avisa”, hasta otros como “Eso nunca pasaba en Cuba” e “Insoportable”.