Variedad olímpica

La comida durante los Juegos abarca toda clase de estilos
Variedad olímpica
Las calles de Londres están repletas de ofertas culinarias de todo el mundo.
Foto: AP

MADRID, España.- En espera de que los maratones culinarios sean reconocidos como disciplina olímpica, el mundo gastronómico se vuelca con los Juegos de Londres 2012, donde una sucursal del mejor restaurante del mundo convive ya con los omnipresentes productos de los patrocinadores habituales.

Noma, el establecimiento que regenta en Copenhague el chef Rene Redzepi y número uno en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo que elabora Restaurant Magazine, mantiene abierta hasta el próximo lunes una sede temporal en el hotel Claridge’s de la capital británica, considerada por los expertos como la capital europea de la gastronomía por la variedad de su oferta.

Redzepi se desplazó con su equipo desde Dinamarca para ofrecer a los comensales un menú que supera los 246 dólares por cabeza.

Este representa lo más reconocido de su cocina, en la que no emplea ningún ingrediente que no proceda de su entorno geográfico -no usa, por ejemplo, aceite de oliva-.

Para quienes no estén por la labor de desembolsar el precio del menú de Noma, siempre queda la opción de bajo costo liderada por dos de los principales patrocinadores olímpicos desde hace décadas.

Estos son McDonald’s y Coca Cola, cuya presencia -y exclusividad como proveedores de comida y bebida dentro de las instalaciones olímpicas- no ha estado exenta de polémica este año.

El diario The Telegraph y la revista Time se hicieron eco a principios de mes de que la Asamblea de Londres, un órgano municipal que “monitoriza” las decisiones del alcalde de esta ciudad, había organizado un gran revuelo al presentar una moción que pedía al Comité Olímpico Internacional (COI) variar su política de patrocinios.

La medida pretendía impedir que puedan patrocinar los Juegos Olímpicos empresas cuyos productos se relacionan con la obesidad infantil, de ahí que históricos patrocinadores como los dos antes cotados se situasen en el punto de mira.

Por supuesto, las dos multinacionales se han defendido.

Coca Cola ha precisado que más del 75% de las bebidas que prevé vender durante el evento deportivo serán agua, zumo o refrescos sin azúcar.

Mientras McDonald’s ha esgrimido que cuenta con menús sanos que incluyen ensaladas, bagels (pan de harina de trigo) y el tradicional porridge británico, una crema de avena a la que se suele añadir frutas.

En cualquier caso, como subraya Time, es poco probable que en estos tiempos de apreturas el COI prescinda de dos empresas que llevan décadas respaldando económicamente los Juegos (desde 1928 el refresco, desde 1976 la hamburguesería) y máxime cuando el 40% de los ingresos olímpicos proceden de las alianzas comerciales.

Otra opción a caballo entre la alta gastronomía y la hamburguesa industrial es darle una oportunidad a la cocina tradicional británica, que aprovecha estos Juegos Olímpicos para sacudirse la mala fama, con embajadores mediáticos como los chefs Jamie Oliver (que portó la antorcha olímpica), Heston Blumenthal y Gordon Ramsay.