Pesado rival para Tricolor Sub-23

Mañana ante Senegal, México aún debe mejorar para mantener viva su ilusión

Guía de Regalos

LONDRES (AP).- Quizás es demasiado prematuro pensar en una final latinoamericana a estas alturas del futbol de los Juegos Olímpicos, pero Brasil y México están haciendo que esa posibilidad comience a palpitarse.

El futbol olímpico ha tenido dos finales entre selecciones latinoamericanas, la última en Atenas 2004 cuando Argentina derrotó a Paraguay.

Brasil y México avanzaron a los cuartos de final en Londres ganando sus respectivos grupos e invictos, aunque la verdeamarela lo hizo con tres victorias y los mexicanos lo consiguieron con dos triunfos y un empate.

La sorprendente Honduras también se metió a estas instancias, pero debe enfrentar a un Brasil que busca su primer oro olímpico en futbol.

Lógicamente, el camino se vislumbra azaroso y nada está decidido.

México debe enfrentar en los cuartos de final a un Senegal que le empató a Gran Bretaña y luego le ganó 2-0 a Uruguay.

La anfitriona, con las acciones aún más altas después de eliminar a Uruguay, chocará contra Corea del Sur, mientras que Japón, que le ganó a España en su debut, lo hará frente a Egipto en los otros dos partidos de la fase, a disputarse mañana.

Luis Fernando Tena, técnico de México, evitó tras el triunfo 1-0 sobre Suiza colocar a su equipo como favorito sobre Senegal.

“Nada de favoritismos, México no lo es. Se clasificó, pero tiene que mejorar bastante”, admitió Tena.

“Además, Senegal ha dejado una gran impresión”.

México pasó como primero de su llave con siete puntos gracias a un empate y dos victorias.

Ha ido de menos a más y es junto con Japón los únicos que no han recibido goles hasta ahora.

Pero Tena consideró que México debe mejorar mañana en cuanto a profundidad de juego y crear mayores opciones de gol.

Por lo pronto, los mexicanos están más que satisfechos por haber ganado su llave y de paso evitar en cuartos a los anfitriones.

El haber quedado como punteros también eliminó la posibilidad de un choque contra los brasileños en una eventual semifinal.

México nunca ganó una medalla en este torneo y su mejor actuación fue el cuarto lugar que alcanzó en los Olímpicos que organizó en 1968.

Brasil fue más contundente que México en la primera fase, aunque en su primer partido terminó pidiendo la hora frente a Egipto.

Después de meterles tres goles en la primera mitad, los brasileños se dejaron encajar dos goles y casi les empatan.

La verdeamarela trituró después a Bielorrusia y a Nueva Zelanda, a la que le jugó con suplentes.

“Nos ha derrotado un equipo de futbol fantástico que probablemente va a ganar el oro”, destacó el técnico neocelandés Neil Emblen, tras la goleada por 3-0.

El pentacampeón mundial trajo a un equipo con figuras estelares, con Neymar a la cabeza.

Brasil y Gran Bretaña se verían las caras en un partido de alto voltaje en semifinales en el caso de que ganen sus respectivos compromisos mañana.

Si México supera a Senegal, le tocaría medirse en semis contra Japón o Egipto.

Británicos y japoneses también ganaron sus respectivas llaves.

Si brasileños y mexicanos superan los escollos que le restan, quedaría servida la mesa para una tercera final latinoamericana, después de las disputadas por Uruguay y Argentina en 1928 y Argentina-Paraguay en 2004.

En la primera ganó Uruguay la medalla de oro y, en la segunda, Argentina subió a lo más alto del podio.

“Aún es muy temprano para pensar en eso”, dijo el centrocampista ofensivo mexicano Marco Fabián.

“Aún tenemos dos finales por delante. Vamos paso a paso”.

“Lo cierto es que este equipo tiene el orden, la solidaridad y la actitud para llegar muy lejos acá”, estimó.