Artículos electrónicos

Los días en que sólo había que comprar cuadernos, lápices y mochilas nuevas para el regreso a clases son cosa del pasado. Para la mayoría de estudiantes de secundaria, preparatoria y universidad, la lista de artículos “obligatorios” incluye alguna forma de tecnología.

“Con tantas opciones disponibles, es importante que los padres compren inteligentemente y elijan los artículos que realmente cubran las necesidades de los estudiantes”, dijo Jamie Breneman, de TheSavvyShopperBlog.com. “Muchos de esos dispositivos pueden usarse durante todos los años de preparatoria y universidad, de manera que es buena idea asegurarse de que su inversión valga la pena”.

Haga su tarea. Muchas veces lo menos costoso no es lo que más conviene. No importa el dispositivo electrónico que esté buscando, tómese tiempo para asegurarse de que ese aparato sea de calidad y haga lo que se supone debe hacer. Al comprar una computadora de escritorio, laptop o notebook:

Compruebe la velocidad del procesador. Una buena laptop debe tener una velocidad de por lo menos un gigahertz (GHz).

Tenga en cuenta la RAM, que es lo que las laptops usan para almacenar datos temporalmente. Cuanto mayor es la RAM, menos tiempo tarda en obtener información, por ello, se pueden hacer más tareas sin disminuir la velocidad.

Compare los discos duros. La capacidad de almacenaje de un hard drive se mide en gigabytes (GB). Encontrará laptops que varían entre 40 y 500 GB. Almacenar documentos de texto no ocupará mucho espacio en el disco duro, pero guardar fotos y videos o hacer funcionar juegos sí lo hará.

Es buena idea leer reseñas de los productos que está planeando comprar, tanto comentarios independientes como de personas que usan esos dispositivos. http://www.CNet.com es un sitio que ofrece reseñas independientes, mientras que sitios como http://www.ConsumerSearch.com ofrece una mezcla de reseñas tanto independientes como de usuarios de los productos.

Piense en lo que realmente necesita. Por supuesto, los estudiantes querrán lo último que haya salido al mercado, ¿pero les servirá para su desempeño escolar? Hable con su hijo y lleguen al acuerdo de comprar sólo lo necesario.

Consiga un plan de trasmisión de datos inalámbrico realista. Los adolescentes tienden a usar sus teléfonos celulares más que cualquier otro grupo de edad. Asegúrese de que su plan de datos cubra las necesidades de su hijo(a) para no pagar cargos extras.

Con cada compra de artículos electrónicos que planee, piense qué otro gasto tendrá que incluir en el presupuesto. ¿La computadora portátil tiene todo el software que su estudiante necesitará? ¿El dormitorio o apartamento del estudiante universitario tiene instalaciones para conexión inalámbrica a internet? Si no tiene, ¿qué más necesita para la conexión? ¿Qué dispositivos periféricos necesitará? Los pequeños agregados pueden sumar mucho dinero, por eso sea realista sobre lo que necesita incluir en su lista de compras.

Proteja su inversión. “Los artículos electrónicos pueden ser costosos”, apuntó Breneman. “Y los dispositivos portátiles tienen más probabilidades de romperse. Por eso cada vez más padres están aprovechando los planes de servicio y cambio de partes que se ofrecen con cobertura para daños accidentales debido al manejo del dispositivo. Éste cubre los costos de reparaciones inesperadas”.

De acuerdo a informes de Compañías de Servicios a Clientes como N.E.W., en 2010 los costos de reparar una laptop de $650 pueden ser muy altos, por ejemplo, reparar un disco duro puede llegar a costar $206; una pantalla LCD $346; y una placa madre $446. “Algunas de las reparaciones más comunes cuestan mucho más que la mayoría de los planes de servicio, que cuestan entre 10 y 20% del precio de venta de los productos”, señaló Breneman. “Por eso los ahorros pueden ser significativos en caso de que algo le falle a la computadora”.

Breneman agrega que no todas las garantías de los fabricantes cubren los problemas más comunes. “Éstas son limitadas, la mayoría sólo cubre defectos en la fabricación del dispositivo y los materiales. Sin embargo, un plan de servicio amplio incluye, además, cobertura adicional por accidentes, y extiende el plazo en el que un producto puede ser reparado”.