Obama autoriza $30 millones para combatir la sequía en EEUU

El mandatario instó al Congreso a “hacer más” y aprobar una ley de apoyo a los agricultores por valor de $500,000 millones durante los próximos cinco años.

Obama autoriza $30 millones para combatir la sequía en EEUU
El presidente de EEUU habla durante una reunión con los miembros del Consejo Rural en la Casa Blanca sobre los esfuerzos necesarios para afrontar la mayor sequía en el país en más de 50 años.
Foto: EFE

Washington (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, autorizó hoy $30 millones de fondos a través del Departamento de Agricultura para ayudar a las agricultores y ganaderos afectados por la grave sequía que azota el medio oeste y sur del país.

Obama se reunió con el Consejo Rural de la Casa Blanca para evaluar las medidas tomadas por el Gobierno federal para afrontar la sequía que calificó de “histórica” y “devastadora”.

Estos $30 millones ya han sido entregados al Departamento de Agricultura, indicó la Casa Blanca en un comunicado, puesto que no necesitan aprobación del Congreso.

Estos fondos irán destinados a ofrecer créditos de bajo interés a a los agricultores en problemas, facilitar asistencia técnica y enviar camiones con agua para proveer a las comunidades con más problemas.

No obstante, Obama instó al Congreso a “hacer más” y aprobar una ley de apoyo a los agricultores por valor de $500,000 millones durante los próximos cinco años.

“Es la mejor manera de ayudar a las comunidades rurales tanto a corto como a largo plazo”, afirmó Obama a los medios tras concluir la reunión con el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, y la directora de la Dirección de Pequeñas Empresas (SBA, en inglés), Karen Mills.

“Mi esperanza es que los congresistas, muchos de los cuales estarán viajando de nuevo a sus distritos, en muchos casos comunidades rurales, verán lo que está teniendo lugar allí, notarán un mayor sentido de urgencia y estarán listos para dar luz verde a la ley inmediatamente a su regreso”, agregó Obama.

El medio oeste de Estados Unidos, especialmente estados como Indiana, Illinois o Iowa, se enfrenta a la mayor sequía en más de medio siglo.

La inusual ausencia de lluvias en el medio oeste y sur estadounidenses se está alargando demasiado y ha reducido a hojas secas inmensas extensiones de maíz y soja, materias primas de la industria alimentaria, que además de arruinar la cosecha amenaza con disparar los precios.