Té: Un ritual muy inglés

Las reglas sobre cómo tomar la estimulante bebida fueron establecidas por la duquesa Anna María Russell

Té: Un ritual muy inglés
Mientras que en la tradición oriental el té es un acompañante para la meditación, en Gran Bretaña es el centro de la convivencia.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO, D.F.- Las campanadas del Big Ben suenan cinco veces y para entonces los aromas a hierbas y especias salen de la tetera, los bocadillos están dispuestos sobre la charola de tres pisos, y las tazas de porcelana acomodadas sobre la mesa… es hora de tomar el té.

La tradición londinense del afternoon tea inició en 1840, por capricho de la séptima duquesa de Bedford, Anna Maria Russell, quien la instauró entre la clase alta como un momento para la plática o el chisme, cuenta Olivia de Jönsson, especialista de Euro té.

Sin embargo, la costumbre de beber té existía desde 1657, cuando se subastó la primer libra de té chino y los cafés comenzaron a ser reemplazados por hermosos salones que servían infusiones de camellia sinensis acompañadas por scones -pequeños panes hechos con mantequilla similares a los bisquets- con mermelada.

Uno de los sitios más populares, el Tom’s Coffee House, que servía la bebida en tazas de porcelana importadas de china, fue establecido en 1706 por Thomas Twining. Pero las reglas de etiqueta beberlo llegaron de la mano de la susodicha duquesa.

“Fue Ana quien comenzó con el ritual. Cada cosa debía seguir un protocolo. Este momento del día era muy importante, de hecho se aprovechaba para hacer declaraciones de amor o cerrar tratos”, cuenta de Jönsson.

A diferencia de lo que dictan las tradiciones orientales, donde el té es un acompañante para la meditación, en Gran Bretaña es el centro de la convivencia.

Todo comienza con el preparado y acomodo de los bocadillos, que van sobre una charola de tres pisos: en el primero se acomodan los canapés salados (hechos con carnes frías), en el segundo la pastelería y en el tercero los famosos scones.

Luego, sobre la mesa, se dispone la loza de porcelana fina, recipientes con mermeladas caseras, servilletas de seda, cubiertos y jarra de plata, y la caja de té.

Su preparación

La elaboración de la bebida es en sí un ritual. Tras enjuagarse la tetera con un poco de agua hirviendo se agrega una cucharada de té por cada taza que se servirá y una extra para intensificar el sabor. Se vierte entonces el agua caliente y se deja reposar la mezcla durante cinco minutos.

En cada taza se sirve un poco de leche fría y luego el té -nunca a la inversa- y la mesa está lista para, entre sorbo y sorbo, dejar correr los chismes.

Sus números

A continuación los números de la producción de té de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO):

– 4.1 millones de toneladas fue la producción mundial de té en 2010

– 4 millones de toneladas fue el consumo mundial de té en 2010

– 67% de la producción mundial corresponde a té negro

– El Reino Unido es el segundo consumidor de té en el mundo

– 2 mil 750 gramos es el consumo anual per cápita de té en Reino Unido